Aprender a delegar tareas o funciones

Share on Facebook15Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Aprender a delegar es uno de los pasos más importantes para un líder. Delegar no significa dejar en manos de otro un asunto sino dirigir y acompañar a un trabajador en el aprendizaje constante y en la adquisición de nuevas competencias. Por otra parte, también es adecuado diferenciar entre aquella tarea o función que se puede delegar en otro y aquella tarea que depende únicamente de uno mismo. Es decir, se trata de buscar apoyo en terceras personas para llevar a cabo esas tareas en las que uno mismo no es imprescindible.

Elegir a la persona ideal

Así como para optar a un puesto de trabajo existe un proceso de selección con el objetivo de elegir al candidato ideal para ese empleo, del mismo modo, antes de delegar una función o una tarea en concreto es esencial realizar un análisis de quién es el trabajador más preparado para llevarla a cabo.

Consejos para delegar una tarea

Además, para delegar una tarea en un trabajador también conviene comunicar el mensaje de aquello que hay que hacer de una forma clara y asertiva. Concreta cuál es el objetivo de esa tarea. Especifica el plan de acción adecuado. Además, también se deben de indicar muy bien los plazos señalados en la finalización de una tarea determinada.

En este sentido, es práctico ser previsor y señalar al trabajador una fecha que no sea límite respecto de la presentación de un proyecto, por ejemplo. De este modo, pueden quedar algunos días para la revisión del proyecto y para realizar modificaciones.

Existen momentos puntuales en los que una tarea se puede delegar en una persona externa a la empresa. Por ejemplo, es posible contratar a un consultor para que se encargue de realizar un proceso de selección. Sin embargo, en la medida de lo posible, es preferible delegar en un trabajador de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *