Cinco causas de ira en el trabajo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La ira es un sentimiento muy humano que surge cuando una persona se siente víctima de un dolor que considera injusto. La ira es un sentimiento muy desagradable que aporta una gran energía negativa al organismo. Por una cuestión de salud física y mental, es básico realizar deporte para liberarla y buscar mecanismos de acción ante situaciones que producen frustración. En el ámbito laboral existen personas que sufren ira con mucha regularidad. Existen cinco causas claras de ira.

Mala relación con el jefe

En el ámbito laboral, existen muchas relaciones interpersonales posibles, sin embargo, una de las más influyentes es la que un empleado establece con el jefe que es la figura de referencia en la empresa. Tener una mala relación con el jefe puede ser una causa de malestar porque los problemas de comunicación tienen consecuencias negativas.

Un sueldo bajo

Una causa de ira recurrente en tiempos de crisis económica es tener un sueldo bajo en relación con la cantidad de horas de trabajo. La sensación que tienen algunas personas de estar infravaloradas en su empresa es motivo de ira y enfado.

Haber renunciado a los sueños

La ira también puede ser un reflejo del desencanto personal que tienen aquellas personas que en el pasado soñaron grandes proyectos para su carrera y desde la perspectiva presente, se dan cuenta de que no han logrado ni una mínima parte de aquello que desearon. En ese caso, la ira es una forma de enfado con uno mismo.

Falta de motivación

El síndrome del trabajador quemado que muestra el malestar que siente un empleado que ha perdido la motivación en la oficina también puede vivirse en forma de ira hacia una situación laboral que se considera injusta. Existen personas que han estudiado mucho y no han encontrado un trabajo acorde a sus posibilidades. En ese caso, pueden sentir ira porque consideran que no tienen lo que merecen.

Problemas de la empresa

Problemas de la empresa como, por ejemplo, la falta de comunicación asertiva, el individualismo y la falta de motivación externa también son tres causas posibles de ira. La ira es un sentimiento humano y es importante determinar la causa en una situación personal para poder encontrar un remedio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *