Cinco consejos para simplificar tu trabajo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cualquier profesional pasa tanto tiempo centrado en asuntos de trabajo que es evidente la relación que existe entre vida laboral y felicidad. Términos que no siempre van de la mano puesto que existen muchos profesionales desmotivados y apáticos. Tener una mejor calidad de vida en la oficina, reforzar el rendimiento profesional y elevar la creatividad aplicando unos criterios básicos para simplificar el trabajo. ¿Cómo lograr esta meta a través de estos cinco consejos de coaching?

Convierte tu afición en tu profesión

El sueño de ser emprendedor está vinculado con la posibilidad de apostar por la vocación profesional como un medio de realización personal. Cuando una persona trabaja en aquello que le gusta siente que todo fluye con mayor naturalidad porque su trabajo es también su gran pasión. Por tanto, en el caso de que tengas un trabajo que no te gusta, elabora un plan B para buscar un camino distinto y no seguir estancado en el mismo punto: ¿Qué es lo que de verdad quieres hacer en tu vida porque te motiva y entusiasma?

También puedes valorar la posibilidad de convertir una afición en un trabajo que te permita ganar un dinero extra a final de mes. El primer paso para lograr este objetivo es que tú des valor a aquello que haces para presentar ese valor ante los demás.

Acabar con el trabajo no productivo

Existen gestiones que no son productivas aunque deben realizarse en el día a día porque forman parte de la rutina profesional. Sin embargo, limitar al mínimo las acciones de trabajo no productivo te permiten darte tiempo para invertir en otros campos más productivos. Por ejemplo, en plena crisis económica, una premisa básica que dignifica el trabajo es la de no aceptar colaboraciones gratis a menos que sean colaboraciones muy puntuales que puedan retribuir un beneficio de otro tipo a modo de promoción profesional.

Técnicas de relajación

El ámbito profesional está asociado con el exceso de responsabilidades que asume cualquier emprendedor. En ese caso, es una buena medida practicar yoga, realizar ejercicios de relajación, dedicar tiempo a realizar técnicas de visualización o hacer cursos de risoterapia porque este tipo de medidas refuerzan la salud en la oficina puesto que el profesional se seinte mejor consigo mismo gracias al equilibrio cuerpo y mente.

Recordar que la salud forma parte del trabajo es fundamental para mantener el bienestar en la oficina, con un buen rendimiento profesional y con la satisfacción que produce el trabajo bien hecho.

Cambia tu suerte a través de un cambio de circunstancias

Con frecuencia, la creación de momentos de buena suerte implica modificar las circunstancias concretas de la situación presente. Ese cambio de circunstancias no produce unos resultados visibles inmediatos sino que hay que ser paciente y no desistir. Todo cambio de circunstancias consciente debe de realizarse a través de una planificación detallada en unos pasos concretos de una forma temporal. Dicho plan de acción es el camino a recorrer entre el punto actual y el estado deseado.

Cómo evitar el arte de la postergación

El arte de la postergación es uno de los más dañinos en el ámbito profesional. No existe mejor momento para tomar decisiones que ahora porque todo conflicto laboral no resuelto pesa sobre la espalda de aquel que es consciente que no ha afrontado su situación. Para evitar el arte de la postergación conviene reforzar el hábito de iniciar cada jornada laboral afrontando esos asuntos que más cuestan para así poder disfrutar del resto de la jornada con una enorme sensación de bienestar.

El mes de septiembre es un buen momento para iniciar una nueva etapa con cambios asumidos. En ese caso, anímate a elaborar tu decálogo personal con los consejos para simplificar tu trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *