Cinco tipos de indecisión al montar un negocio

Share on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La indecisión es uno de los frenos más notables al montar un negocio. Sin embargo, toda inseguridad personal adquiere unos matices diferentes en función del contexto y también, de la persona. ¿Cuáles son las formas más recurrentes de miedo?

No estoy preparado

Las personas que no se sienten preparadas a pesar de tener una buena formación, son personas perfeccionistas que idealizan a los demás y se colocan en situación de inferioridad. En una situación de este tipo es adecuado dudar de los propios sentimientos para no confundir ese diálogo interior con la verdad absoluta. Puedes realizar el método Dafo con tus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades para tener una visión realista de tu situación presente.

La situación actual es negativa

Existen personas que tienen una idea de negocio, sin embargo, no se animan a dar el paso porque analizan la situación presente, es decir, el contexto en términos negativos. Sin embargo, es importante recordar que en tiempos de crisis también existen ejemplos de personas que triunfan en su profesión y han cumplido sus sueños. ¡Tú también puedes trabajar tu propia suerte!

La edad como un factor limitante

Existen personas que analizan el factor edad como una condición limitante. Así ocurre en el caso de aquellas personas que cuando son jóvenes solo se fijan en su inexperiencia o también, en el caso de aquellas personas de cincuenta años que sientes que ya es tarde. Lo importante no es la edad sino la actitud y la confianza en uno mismo.

Mañana lo haré

Existe otro tipo de inseguridad que refleja el perfeccionismo de dejarlo todo para mañana. Cuando una persona monta un negocio es consciente de que existen elementos que dependen de las circunstancias externas. La actitud de dejar una decisión para mañana está vinculada con el temor y el miedo al fracaso. En ese caso, recuerda que el mayor fracaso es no intentarlo.

Falta de una idea en concreto

En ocasiones, la persona tiene ideas generales pero no puede dar el salto a la acción al no concretar una idea definitiva. La ayuda de un mentor puede ser efectiva para concretar este paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *