Cómo causar una buena impresión con tu lenguaje corporal

Share on Facebook26Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La comunicación profesional no solo radica en la palabra sino también en el valor de la imagen. Un emprendedor comunica mucho de sí mismo a través de su presencia física, su postura corporal y su imagen. Por eso, muchos emprendedores se animan a realizar un curso para hablar en público con el objetivo de tener una mayor coherencia entre mensaje hablado y mensaje corporal. ¿Qué técnicas de lenguaje corporal pueden ayudarte a causar una buena primera impresión en el entorno profesional?

Escucha con mucha atención a tu interlocutor

Existe una gran diferencia entre oír y escuchar por lo que es muy importante poner una atención real en el feedback del interlocutor. Para escuchar a otra persona de forma abierta debes de poner atención en aquello que quiere decirte, convirtiendo su mensaje en una prioridad. La verdadera comunicación surge de una presencia consciente.

En la sociedad actual, existen signos habituales de falta de tiempo que transmiten incomodidad al interlocutor: consultar el teléfono móvil delante de otra persona o mirar con impaciencia el reloj son dos actitudes que merece la pena corregir.

También comunicas con tu tono de voz

No solo importa aquello que dices sino también, el modo en que lo dices. Una misma palabra cambia de significado completamente en función del tono utilizado para expresarla. Para corregir en este ámbito es importante atender las sugerencias de los demás que pueden ofrecerte información que no percibes por ti mismo. Con frecuencia, es el entorno más cercano quien aporta correcciones valiosas a tener en cuenta a través de críticas constructivas. Pero también puedes grabarte a ti mismo realizando una exposición para conocer tus puntos débiles y analizar tus áreas de mejora.

Mantén el contacto visual

A través de la mirada, cualquier persona recibe mucha información sobre un interlocutor. En ese caso, el contacto visual es uno de los puntos fundamentales para generar confianza y credibilidad ante otra persona. Mantener el contacto visual es un signo de apertura hacia el otro, un gesto de honestidad y de transparencia. A través de la mirada, una persona muestra interés en otra. En cambio, cuando el contacto visual se pierde, el otro tiene la sensación de percibir aburrimiento en la otra persona. Una conversación importante puede perder su valor emocional si se produce una falta de contacto visual. Estar atento a este tipo de detalles también es un buen indicador para terminar a tiempo una negociación.

Cercanía física

La cercanía física no implica invadir el espacio personal del otro sino tener una actitud relajada que transmite confianza al interlocutor en una primera impresión. Para mejorar este aspecto, el punto clave reside en mejorar la relación que tienes contigo mismo porque cuando transmites autenticidad máxima, entonces, también logras conectar de una forma más efectiva con los demás. Ganar seguridad personal en el ámbito profesional es un aprendizaje que surge a partir de la experiencia.

Otros signos de lenguaje corporal

Una sonrisa tiene un gran valor en la comunicación no verbal, sin embargo, la sonrisa solo tiene significado cuando se produce de una forma intermitente en el contexto adecuado. Sonreir en exceso puede restar credibilidad profesional. Una sonrisa refuerza el valor del contacto visual, es una forma de transmitir un mensaje positivo al interlocutor sin necesidad de mediar las palabras.

Ten cuidado con gesticular en exceso lo que produce sensación de nerviosismo. Del mismo modo, también es recomendable evitar algunas posturas concretas, por ejemplo, cruzar los brazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *