Cómo contratar a un buen comercial

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

estrechando manos
Uno de los puestos más demandados por las empresas es el de comercial, un puesto clave en las tareas de venta que además, también es esencial para reforzar la marca de empresa. ¿Cómo contratar a un buen comercial? En este tipo de empleo es especialmente recomendable que el profesional tenga experiencia previa en el sector, y a ser posible, en el mismo producto. Del mismo modo, un buen comercial es aquel que cuenta con una amplia red de contactos profesionales que de un modo indirecto, también pueden aportar un valor añadido a la propia empresa.

Cualidades a valorar

Un buen comercial es aquel que prioriza la atención eficaz al cliente por encima de la importancia de cerrar la venta. Este profesional debe de tener un amplio conocimiento sobre el sector y ofrecer información de calidad a los clientes sobre las ventajas de contratar sus servicios como proveedor ya que la información es uno de los mejores medios para incrementar la cartera de clientes.

Existe un estereotipo equivocado de lo que implica ser un buen comercial. Se dice que estos profesionales hablan mucho cuando en realidad, lo que hacen es escuchar para identificar las necesidades de los clientes y ofrecer soluciones adecuadas. Es muy importante hacer pruebas prácticas para valorar las competencias reales del candidato y no hacer la elección en un proceso de selección centrando esta decisión únicamente en el currículum.

Además, conviene recordar que hay cualidades que no se muestran por sí mismas en la carta de presentación. Por ejemplo, la amabilidad en el trato, la comunicación asertiva, el dominio de la retórica, la seguridad en uno mismo y la credibilidad.

vendedor de coches

Consejos a tener en cuenta

Al contratar a un comercial recuerda que representa a tu empresa. Por tanto, conviene no relativizar la elección y dedicar tiempo a elegir al mejor candidato entre los aspirantes al puesto. Si la empresa y el comercial tienen una misma filosofía de trabajo es un buen valor añadido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *