Cómo establecer una relación personalizada con los clientes

Share on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+2


Los clientes forman parte del éxito fundamental de una empresa pero la verdadera clave de la comunicación reside en establecer una relación personalizada con cada potencial cliente. Cuidar la relación con los clientes implica hacer un seguimiento adecuado de sus hábitos de compra pero también, buscar la interacción frecuente, es decir, el feedback que potencia la retroalimentación. ¿Cómo lograr este objetivo?

Utiliza distintos canales de comunicación

Cada cliente es distinto, por tanto, lo más recomendable a nivel de comunicación es utilizar distintas vías para llegar hasta el cliente: teléfono, email, newsletter, sms o whatsapp, estar en contacto a través de las redes sociales… También puedes llevar a cabo distintas iniciativas, por ejemplo, puedes ofrecer a algunos de tus clientes una invitación a un evento organizado por el negocio. Del mismo modo, también puedes enviar una felicitación de cumpleaños a los clientes. Tener distintos canales de comunicación es efectivo también para no saturar a un cliente con mensajes a través de un único canal.

Pero además, ofrecer distintas formas de comunicación también te permite adaptarte a las necesidades de cada cliente que prioriza una forma de contacto respecto de otra.

Es importante ofrecer cosas a los clientes, por ejemplo, promociones especiales o regalos concretos a partir de un gasto. De esta forma, los clientes sienten que salen ganando en esa forma de contacto, de lo contrario, terminarán agotados.

Oferta personalizada

También puedes hacer una oferta personalizada a cada tipo de cliente para establecer una relación emocional con cada persona. Un cliente se siente valorado por una empresa cuando siente que se le ofrece un trato personalizado.

Una buena experiencia de compra es fundamental porque genera un recuerdo importante en un cliente que ha quedado satisfecho. Todos los detalles son importantes en una experiencia de compra.

El proceso de compra no solo está mediado por un factor racional sino también, por un criterio subjetivo. Esta es una de las razones por las que cómo se siente un cliente al entrar a una tienda es un factor determinante en el proceso de compra.

Medir el grado de satisfacción del cliente

Comprobar el grado de satisfacción del cliente es un hábito efectivo. Por eso, al menos una vez al año es importante llevar a cabo un estudio con el objetivo de conocer este dato con objetividad y poder elaborar puntos de mejora detectando las carencias de la atención al cliente a nivel actual.

Un negocio es una entidad dinámica, sin embargo, los emprendedores pueden resistirse al cambio cuando en realidad, deben animarse a innovar para probar nuevos caminos. Una buena comunicación con los clientes sirve para fidelizar relaciones y para maximizar la rentabilidad.

También es posible interactuar con los clientes, por ejemplo, haciendo preguntas a través de la red social de la empresa. Es muy importante escuchar a los clientes insatisfechos porque una de las habilidades más importantes de un vendedor es la capacidad de escucha que permite conocer el punto de vista del cliente, tanto en positivo como en negativo.

Cumplir con las expectativas del cliente

Conocer al cliente es tan importante como saber qué espera. Los clientes depositan expectativas que es fundamental cumplir. Entre los criterios más importantes destaca la fiabilidad del producto, la profesionalidad en el trato, la capacidad de respuesta ante una demanda imprevista, amabilidad en la atención al cliente, buena marca de empresa que transmite imagen de credibilidad… Estos criterios son puntos importantes para mejorar la relación con el cliente. Clasificar distintos apartados de una forma independiente también ayuda a identificar los puntos fuertes y a detectar las áreas de mejora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *