Cómo hacer el inventario en un negocio

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Hacer un inventario es una buena medida para tener el control de los productos de la empresa. Sin embargo, suele ser una tarea que produce pereza. Lo cierto es que conviene realizar inventario con una frecuencia de al menos, una vez al año. Es posible clasificar los productos del inventario por rangos de precios y codificar el lugar en el que está situado ese producto en el almacén para facilitar su localización. A través de las nuevas tecnologías también es efectivo contar con una base de datos.

Ventajas de organizar el inventario

Aquellas empresas destinadas al comercio de productos pueden tener un control exacto a través del inventario de los activos que hay disponibles en la empresa. Del mismo modo, también se puede anotar qué producto ha quedado dañado, por ejemplo. Realizar un inventario anual también es una buena medida práctica para evitar confusiones de creer que se tiene algo que en realidad, no está. El inventario también permite identificar qué productos se venden más y cuáles se venden menos. En una tienda física, es necesario realizar inventario tanto de los productos expuestos como de los que están en el almacén.

Tipos de inventario

También puedes realizar el inventario de una forma escalonada a lo largo del año para realizar el balance final en el mes de diciembre. La realización del inventario es una buena práctica de gestión de administración.

El inventario anual realizado en el mes de diciembre recibe el nombre de inventario general. Por el contrario, también existen inventarios turnantes o cíclicos que remiten a la clasificación de los productos de un segmento concreto.

Tener un buen inventario permite ofrece un mejor servicio al cliente a través de un stock de calidad. De este modo, también es posible dar salida a los productos del stock antiguo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *