Cómo motivarte cuando tu trabajo no te gusta

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La motivación siempre es importante pero este elemento de la inteligencia emocional no fluye de la misma forma cuando un trabajador realiza un trabajo que le encanta o cuando está a disgusto en un puesto. ¿Cómo motivarte a ti mismo cuando realizas un trabajo que no gusta?

Piensa que la situación es temporal

Para sobrevivir al malestar que surge de un trabajo que te entristece, tienes que ver la situación con objetividad entendiendo que se trata de una etapa temporal de tu vida. Para que de verdad sea así, tienes que conciliar tu trabajo con la búsqueda activa de empleo orientada a conseguir un trabajo acorde a tu vocación. Cuando te implicas con un objetivo que te ilusiona, te sientes mejor.

Busca algo bueno en tu trabajo

Que un trabajo te disguste no es sinónimo de que ese empleo no aporte nada bueno a tu vida. Lo que sucede es que tú pones toda tu atención en ver lo negativo y pierdes de vista los factores positivos. Por ello, elabora una lista de diez elementos constructivos que tienes en tu actual empleo.

Espíritu pragmático

Piensa en el trabajo no en términos de vocación sino de utilidad práctica. Es decir, puede que tu actual trabajo no sea lo que siempre habías soñado, sin embargo, es un trabajo que te permite llegar a final de mes y ganarte la vida con dignidad. Prioriza tu espíritu pragmático en una situación de este tipo y no te compares con nadie de tu entorno más cercano.

Compensa lo negativo con lo positivo

La vida encuentra su equilibrio cuando aprendemos a compensar entre distintos ámbitos. En ese caso, compensa la negatividad que sientes en tu trabajo con la energía positiva de desarrollar tus aficiones durante tu tiempo de ocio, hacer deporte, estar en contacto con los amigos y cuidar de ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *