Cómo rodearte de un buen equipo de trabajo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Todo emprendedor debe de contratar a un buen equipo de trabajo para poder delegar con confianza. Una premisa básica para contratar a personal formado y cualificado es realizar un proceso de selección y no elegir a alguien por el simple hecho de que es tu amigo. Es mejor no mezclar los negocios con los sentimientos, al menos, al principio. Para rodearte de un buen equipo de trabajo tienes que escoger a los mejores, incluso, a profesionales que puedan tener un mejor currículum que tú.

Concreta el número de empleados

Concreta el número de empleados que necesitas para poder sacar adelante el trabajo. Teniendo en cuenta que los inicios siempre son más inciertos, es preferible contratar menos personal. Se puede contratar personal extra para temporadas de más trabajo en el sector. Para realizar un proceso de selección adecuado y así poder identificar al profesional idóneo para ese puesto, tienes que detallar cuáles son las competencias de ese puesto de trabajo.

Una buena fuente a la hora de informarte sobre el modo de trabajo de un aspirante al puesto es pedir referencias. También puedes buscar información del candidato a través de Google para comprobar si tiene un blog personal o cuenta en Linkedin. Antes de contratar a un profesional, tienes que tener muy claro cuáles son tus objetivos. No importa cuantos empleados haya en tu negocio, asegúrate que eres tú cada día quien abre y cierra las puertas del mismo.

Elige profesionales que sean creativos y proactivos a la hora de tomar la iniciativa de aportar sus propias ideas. La participación suma calidad a una empresa. Por ello, contrata trabajadores apasionados que tengan vocación. Sin embargo, en una empresa también existe espacio para funciones más mecánicas. Por tanto, para este tipo de puestos es positivo contratar a profesionales ejecutores y disciplinados. La diversidad es muy fructífera en un equipo.

El factor edad

Muchos trabajadores sienten que la edad es un límite para buscar trabajo. Sin embargo, a la hora de contratar el talento conviene no dejar que la apariencia física reste protagonismo a lo que de verdad importa.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *