¿Cómo trabajar con una persona conflictiva?
Al igual que en la propia vida, en el entorno laboral, te encuentras con personas de todo tipo: gente agradable, amable y educada. Pero también, personas ariscas, que viven enfadadas y se ponen a la defensiva ante cualquier comentario. Por otra parte, también existen casos de personas que tienen cambios de humor muy bruscos, es decir, que creen que el mundo gira alrededor de su estado de ánimo.

Por ello, en caso de que tengas que trabajar con un compañero tan negativo, tal vez, puede que te sientas víctima del destino, hagas ansiedad, o creas que no mereces pasar por una situación así. Lo mejor es que relativices la situación, te centres en lo tuyo y no pretendas agradar a todo el mundo. En caso de que pretendas hacerlo, entonces, sí que te frustrarás sencillamente, porque es imposible.

Por otra parte, céntrate en aquellas personas de la empresa que sí te hacen sentir bien. El mayor problema es centrar la atención en lo negativo cuando existen tantos elementos positivos en el entorno. Pon en práctica el sentido del humor, en vez de hacer un drama por situaciones negativas en la empresa, intenta reírte y no dejar que una cuestión puntual te amargue el día entero.

En el peor de los casos, puede suceder que sea precisamente el jefe, la persona difícil que te hace los días poco agradables en la oficina. En ese caso, y llegado el momento, muchos trabajadores optan por buscar un nuevo empleo. Y es que, la realidad es que a veces, por mucho que uno ponga de su parte, puede que la situación emocional sea insostenible. Y no merece la pena ser infeliz por un tema laboral que después de mucho tiempo, te desborda. Es decir, a veces, es bueno cambiar de aires.