Cómo tratar a un jefe tirano
Existen jefes que son muy difíciles de tratar ya que encajan en el perfil de tiranos. Son personas egocéntricas que creen que el mundo gira a su alrededor. Todo lo quieren rápido y perfecto. No tienen en cuenta las necesidades del trabajador. Por tanto, tienen poca empatía. Se sienten amenazados por el talento ajeno ya que en el fondo, son personas inseguras, con complejo de inferioridad y una baja autoestima.

Sin embargo, se esfuerzan en aparentar fortaleza y dominio de la situación. Un trabajador que tiene que convivir con un jefe de estas características puede sufrir mucho si no adopta la actitud adecuada para hacerle frente. Lo más importante, es asumir que el problema no es propio. Por tanto, no dejes que te afecte el mal carácter ajeno.

Cuando alguien te grite en la oficina puedes decirte a ti mismo: “Esto no tiene nada que ver conmigo”. Céntrate en tu objetivo: trabajar mucho y bien para mostrar tu talento y aportar lo mejor de ti a la empresa.

Marca tú también los límites. Es decir, muestra que no estás dispuesto a tolerar ciertas actitudes. Eres una persona y como tal mereces respeto y tienes dignidad. Por supuesto, con un jefe que trata así a sus empleados es mejor mantener la guardia y estar en alerta. Evita relajarte demasiado. En caso de que la situación te desborde, la mejor alternativa puede ser buscar un nuevo trabajo. No se trata de darte por vencido sino de mirar por ti, por tu bienestar y tu felicidad. Pasar muchas horas en una oficina en un entorno hostil es peligroso para la tranquilidad anímica.

Por suerte, como habás comprobado en el entorno laboral, existen pocos jefes que sean tan difíciles de tratar porque el humanismo cada vez es más real en el trabajo. ¿Cuál es tu opinión al respecto?