Impuesto de sociedades en la Unión Europea

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Si eres un profesional del mundo del Business, lo serás dentro de poco, o bien estás pensando en fundar tu propio negocio, nuestro artículo de hoy te puede resultar de gran interés.

En esta ocasión hablamos del Impuesto sobre Sociedades de la Unión Europea. Y además de introducirte en este tema, te recomendamos una lectura muy interesante donde encontrarás información mucho más completa.

Una lectura recomendada

El impuesto de sociedades es un impuesto directo del sistema tributario de cada país europeo. Y por lo tanto, en cada territorio del viejo continente las cifras serán completamente diferentes.

Si quieres conocer en profundidad el Impuesto sobre Sociedades en la Unión Europea, una lectura muy recomendada para ti puede ser el libro de la autora María Luisa Esteve, de la editorial Tirant Lo Blanch, S.L. ¿El título del libro? “El Impuesto sobre Sociedades en la Unión Europea”.

Una mejora de la fiscalidad empresarial

Un impuesto que tiene su origen en 1990, cuando la Comunidad Europea aprobó los tres primeros actos comunitarios de la imposición directa. El comienzo de lo que pretendía suponer una mejora de la fiscalidad empresarial, que facilitara las fusiones, escisiones, aportaciones de activos y canje de acciones…

Un impuesto que continúo su desarrollo con la Unión Política y Monetaria de Europa, y que cobró sentido gracias a la Ley 43/1995 del Impuesto sobre Sociedades.

Los impuestos más altos de la UE

Aunque tal y como te comentaba antes, cada país de la Unión Europea tiene su propio Impuesto de Sociedades. ¿Los más altos? Según el estudio de Eurostat, analizado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE), el mayor tipo en este impuesto es para Francia, que se sitúa en un 36,1%, seguida de Malta (35%), Bélgica (34%) y Portugal (31,5%).

España también figura entre los primeros puestos de esta lista, ya que es el quinto país de Europa con el impuesto de Sociedades más alto del viejo continente (30% para las grandes empresas y 25% paras las pequeñas y medianas empresas*).

* En el País Vasco, que tiene autonomía fiscal, es de un 28%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *