Los juegos de empresa en los procesos de selección

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Existen procesos de selección realmente complejos cuando existe un alto número de candidatos con un perfil positivo para un puesto de empleo. El uso de distintas herramientas de selección ayuda a conocer mejor a los potenciales candidatos realizando el filtro de descarte de candidatos a través de pruebas de carácter objetivo. Una prueba que es menos conocida pero igualmente posible son los juegos de negocios o empresa. Se trata de un ejercicio de simulación en el que participan varios candidatos que colaboran en grupo en la toma de decisiones de acuerdo a un fin concreto.

Características de los juegos de empresa

Los participantes en los juegos de negocios pueden agruparse en equipos o participar de un modo individual en la prueba. Son pruebas de simulación que tienen un carácter situacional, es decir, los participantes realizan la prueba tomando como variables unas indicaciones del contexto práctico del caso.

A través de este tipo de pruebas, es posible observar comportamientos de los candidatos al trabajar en equipo, al tomar decisiones y al relacionarse con los demás miembros del equipo en el cumplimiento de un objetivo. Este ejercicio de simulación puede ser muy valioso para valorar algunas habilidades en los potenciales candidatos, por ejemplo, la habilidad directiva.

Habilidades que pueden ser necesarias en la gestión de proyectos. Este tipo de pruebas no solo son útiles en los procesos de selección sino también como herramienta para evaluar las competencias de los trabajadores de la empresa.

valorar-las-conductas

Valorar las conductas

A través de estas pruebas los candidatos experimentan situaciones propias del puesto de empleo al que optan por lo que esta herramienta permite visualizar la adecuada o inadecuada adaptación por parte del candidato.

El currículum detalla la experiencia académica y profesional del candidato, sin embargo, este tipo de pruebas situacionales son valiosas para valorar las conductas y comportamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *