Puntos a valorar antes de aceptar un ascenso

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La libertad es una de las premisas básicas del bienestar personal de cualquier profesional. Cada empleado tiene un orden de prioridades distinto. Ese orden de prioridades marca un esquema de valores que se convierte en la hoja de ruta a seguir. Recibir un ascenso profesional es una buena propuesta que, sin embargo, es recomendable valorar con calma antes de aceptar. ¿Qué aspectos debes valorar antes de decir a un ascenso?

Hacer balance

Es importante que hagas balance de aquello que ganas y de aquello que pierdes al cambiar tu posición en la empresa. Estos cambios pueden analizarse desde distinta perspectiva: horarios, el sueldo, la carga de trabajo, expectativas personales y compañeros de oficina. Es importante que en caso de aceptar el ascenso te asegures de que de verdad te compensa el cambio de acuerdo a tu situación personal en el momento presente.


Es recomendable comentar la propuesta de ascenso con los familiares más cercanos para conocer su punto de vista. Nadie puede aconsejarte tan bien como las personas que mejor te conocen. No se trata de tomar la opinión de los demás como un mandato sino de entender que otros puntos de vista pueden ayudarte a ver más clara tu decisión. Después de haber consultado el tema con las personas cercanas es importante que te hagas la pregunta de qué quieres tú porque se trata de tu vida.

En el caso de las personas que tienen una familia a su cargo pueden valorar cómo afectaría ese ascenso también a la vida de los demás miembros con el objetivo de valorar la decisión desde una perspectiva más global. En ese caso, analiza si el ascenso te pone las cosas más fáciles o más difíciles en lo que a conciliación laboral se refiere.

¿Es el momento oportuno?

Un ascenso puede parecerte una idea fantástica pero no en este momento. El momento en el que se recibe una propuesta en concreto también puede condicionar la respuesta porque ese cambio puede no encajar con otros factores personales. Lo más recomendable es que el candidato que no quiere aceptar un ascenso, por el motivo que sea, comunique cuanto antes su decisión a la empresa para que los responsables puedan buscar a otro profesional (de esta forma, se agiliza el proceso).

Al comunicar la decisión, es importante iniciar el diálogo dando las gracias por la oportunidad recibida y valorando los puntos positivos de la misma. A continuacion, puedes añadir el motivo concreto de la decisión que has tomado: evita dar rodeos porque transmite sensación de inseguridad y de poca claridad.

Mucho cuidado con boicotear tu éxito

Recibir un ascenso siempre produce cierto vértigo porque implica dejar atrás lo conocido para abrir una nueva puerta a nivel profesional. Ante el miedo que plantea la novedad existen personas que pueden rechazar una propuesta y boicotear todo su potencial por el miedo al fracaso, por la inseguridad de no estar a la altura de las circunstancias o por tener una baja autoestima. Nunca, ninguno de estos factores, debe de ser motivo para rechazar un ascenso. Es posible hacer un proceso de coaching para afrontar el miedo que produce el cambio.

Por otra parte, escuchar el sentimiento interior es muy importante para hacer balance de los cambios que puede aportar un ascenso con el objetivo de valorar cuál es el grado de felicidad presente y si ese ascenso puede sumar o no más bienestar todavía. Para resolver tu duda puedes hacerte la siguiente pregunta: ¿Cómo te ves a ti mismo dentro de un año? ¿Cómo te gustaría que fuese tu vida a nivel profesional? Un ejercicio de visualización puede darte la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *