Qué es el plan operativo de la empresa
El plan de empresa de cada negocio que se quiere poner en marcha es preciso que contemple una serie de planes. Entre ellos se halla el plan operativo, que quizá sea el más desconocido, pero que es igualmente clave puesto que en él se encuentran los datos básicos para la actividad diaria y ordinaria de la empresa en áreas como las necesidades de infraestructuras, de su funcionamiento y de la estrategia de aprovisionamiento y compras, entre otros aspectos.

De esta manera, es fundamental que este plan operativo contemple unos puntos clave como el local en el que se ubicará la empresa, las necesidades que se van a tener de maquinaria o bien de equipamiento o suministros, así como la elección de los proveedores, la mecánica de producción, la forma de prestar los servicios y la estrategia de compras y almacenaje.

Proveedores

Pero dentro de estos aspectos básicos que debe contener el plan operativo, hay uno que destaca sobre el resto por su importancia. Es la elección de los proveedores. Y es que una buena elección es clave porque de ella depende en gran medida el éxito de la empresa.

Y para elegirlos bien se puede seguir una serie de pasos en los que hay que tener presente, en primer lugar, la parte que va a realizar directamente la empresa y la que se va a contratar con los proveedores, pudiendo subcontratarse por ejemplo áreas como la administración o contabilidad, ya que los proveedores no tienen por qué estar siempre relacionados con el suministro de piezas o artículos para la producción o fabricación.

Una vez que se tiene claro lo que se va a hacer en la empresa, es importante también que se comparen varios proveedores para ver qué ofrece cada uno y cuál sería el más beneficioso. Aparte, se debe atender al sistema de pago, que puede negociarse con la compañía, optando por pagar al contado, a 30, 60 o 90 días.

Clave es en relación con los proveedores determinar asimismo las condiciones de suministro, prestando especial atención a factores como la posibilidad de hacer almacenaje en el caso de que el volumen de pedidos sea elevado o más bien elegir un aprovisionamiento que sea más frecuente o gradual conforme se vaya necesitando la mercancía que se subcontrata.