Qué hacer cuando un proceso de coaching no funciona

Share on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Un proceso de coaching que no funciona es aquel en el que el cliente no ha visto sus expectativas cubiertas con ese proceso de ayuda tan frecuente a nivel laboral. En ocasiones, no se tiene una visión realista de lo que supone hacer un proceso de coaching. La persona solo obtiene resultados positivos si trabaja en su proceso, es decir, si es sincera y adquiere un compromiso máximo con su plan de acción.

Qué hacer en una situación así

En una situación de este tipo, es importante que un coachee sea crítico consigo mismo para valorar en qué ha fallado. Hacer autocrítica es básico para asumir los propios errores. En muchas ocasiones, saber qué es lo correcto no es razón suficiente para llevarlo a cabo. Hace falta algo más, un convencimiento absoluto a nivel teórico y práctico con una decisión.

Por ello, si el cliente no está satisfecho con su proceso de coaching debe puntuar, en primer lugar, cuál ha sido su grado de motivación en una escala de 0 a 10. En caso de que la motivación haya sido baja, debe valorar qué puede hacer para mejorar la automotivación o directamente, tirar la toalla y aparcar el proceso para otro momento.

En caso de que el coachee sí haya tenido un grado de compromiso alto con el proceso, puede hablar de forma sincera con el coach sobre su descontento para poder encontrar soluciones.

Conviene valorar también el tiempo dedicado a realizar los ejercicios semanales recomendados durante la última sesión. Existen trabajadores que al estar tan ocupados con asuntos de trabajo, pasan por encima este aspecto que en realidad, es fundamental para hacer un buen seguimiento de un proceso. En otros casos, el problema surge de entrada al haber establecido un objetivo poco realista.

Noción realista del coaching

Hoy en día se utiliza tanto la palabra coaching que existen personas que tienen una noción ideal de este término. El coaching no es una solución mágica a todos los problemas personales o en la empresa. Sino que es una herramienta que debe aplicarse con un criterio para que sea efectiva.

Cuando un proceso de coaching no ha funcionado, es efectivo buscar un plan de acción alternativo porque parte de la clave del éxito reside en insistir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *