Tres consejos para hacer mejores entrevistas de trabajo

Share on Facebook10Tweet about this on Twitter1Share on Google+0


La realización de entrevistas de trabajo es un aprendizaje que se perfecciona a través de la experiencia. Es cierto que cada prueba, cada oportunidad se vive con altas expectativas de desarrollo profesional. Sin embargo, la clave del éxito reside principalmente en la preparación de la prueba.

El lenguaje corporal comunica en un primer momento

Es decir, la primera información que recibe el entrevistador del candidato está vinculada con su postura, su imagen y su look. Por tanto, no te concentres únicamente en tus palabras. ¿Qué gestos de lenguaje corporal son positivos? Por ejemplo, buscar el contacto visual durante la conversación. Tampoco te cruces de brazos durante la conversación. Además, es muy adecuado que evites gesticular en exceso porque en este caso, puedes desviar la atención de tus palabras. El exceso de gestos supone un ruido, una interferencia en el diálogo.

Una entrevista de trabajo no es un examen

Es fundamental vivir las entrevistas de trabajo como una prueba que parte de un intercambio de información entre el seleccionador y el candidato. Por tanto, relájate y responde a las preguntas del entrevistador con naturalidad. Antes de una entrevista de trabajo, elabora el ejercicio del DAFO personal. Es decir, realiza una enumeración de tus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades para tener una visión general del contexto de la prueba. De este modo, apóyate en tus fortalezas para superar las debilidades.

Estudia tu currículum y tu carta de presentación

Es muy positivo que busques información sobre la prueba en la página web, pero también es determinante que analices tu currículum y tu carta de presentación. Lee la información con detenimiento para hacer una estructura mental de ideas principales y secundarias. Pon en relación tu currículum con las competencias del puesto de empleo.

Además, evita hablar sobre cuestiones económicas hasta que el entrevistador dé paso a este tema. En muchas ocasiones, no se habla de esta cuestión, hasta que el candidato no ha pasado a las últimas fases del proceso de selección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *