Tres excusas que sabotean tu capacidad emprendedora

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Dar el salto de emprender un negocio puede producir vértigo, por ello, hay que ser consciente de las ideas que surgen en medio de un proceso creativo. Ideas generadas por el miedo al fracaso que debes apartar de tu mente como si fuesen nubes negras que te impiden ver la luz. Existen tres excusas muy habituales que aquellas personas que tienen ilusión en teoría de montar un negocio, se ponen a sí mismas.

Es una mala época para emprender

Quien tiene esta actitud, en realidad, va en contra de la esencia de cualquier emprendedor que busca una oportunidad en medio de los obstáculos. De hecho, en plena crisis económica destaca el talento emprendedor de aquellas personas que han decidido darse una oportunidad a sí mismas, conscientes de la dificultad de encontrar un empleo por cuenta ajena.

Esta excusa negativa además, se ve alimentada por los comentarios del entorno que asocian la idea de emprender con la inestabilidad y la falta de seguridad.

¿Y si me sale mal?

Esa voz interior que siempre plantea la alternativa negativa es un ruido que hay que silenciar para poder avanzar. De lo contrario, en la vida siempre nos quedaríamos de brazos cruzados sin hacer nada porque cada vez que damos un paso existe la posibilidad de que algo salga mal. Invierte este temor en positivo, es decir, analiza qué puedes hacer tú para que las cosas salgan bien.

Mañana lo haré

Existen personas que continuamente posponen sus ilusiones para mañana como si siempre hubiera un momento mejor que ahora para pensar con calma la idea de montar un negocio y llevar ese proyecto a cabo.

El arte de dejarlo todo para mañana conduce a la frustración de comprobar cómo las cosas tampoco se hacen al día siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *