Claves para superar el fracaso como emprendedor


La palabra fracaso y éxito son muy relativas. De hecho, nunca se fracasa siempre que se intenta algo. Simplemente, no se han obtenido los resultados esperados, por tanto, es mejor ser realista y reorientar la situación laboral. ¿Cómo se puede superar la decepción personal que supone el hecho de haber apostado por un proyecto que no llegó a buen puerto?

En primer lugar, debes quedarte con todo lo positivo que te ha reportado esa experiencia: el aprendizaje que tienes, todo lo que has disfrutado, la motivación que has mostrado, las personas que has conocido, el apoyo de todos aquellos que han estado a tu lado…

Por otra parte, es imposible ser emprendedor sin estar acompañado por un espíritu optimista y una visión del futuro favorable. De lo contrario, es imposible arriesgar y apostar por un negocio y un producto determinado. Por supuesto, también hay que dar más de una oportunidad al negocio. Por tanto, en caso de que las cosas no estén yendo como se esperaba merece la pena analizar las causas para poder aplicar los cambios necesarios en el proceso.

Una de las cualidades de un buen emprendedor es la de buscar soluciones. Para ello, también debes dejarte asesorar y aconsejar por otros expertos pero la última decisión es tuya. En caso de que un negocio esté suponiendo pérdidas económicas a lo largo de los meses, entonces, la decisión habitual suele ser la de cerrar las puertas para empezar de nuevo.

En ese caso, puede surgir el miedo como una forma de comportamiento habitual en el trabajo. Por ello, debes echar la vista al pasado para analizar y valorar todos los éxitos que acumulas en tu carrera laboral. A veces, las expectativas se frustran, los resultados no son los esperados y el proyecto creado previamente no ha cuajado al cien por cien en el mercado. Por ello, de cara al futuro, aprende de los fallos del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *