Cómo afecta la reforma laboral 2012 a trabajadores y empresarios


La última reforma laboral ha introducido cambios en las relaciones entre empresario y trabajador al modificarse las condiciones del despido improcedente y las indemnizaciones que los empleados pueden recibir, además de introducir cambios en la contratación de los trabajadores de la mano de deducciones fiscales o subvenciones para apoyar el empleo y cambios en los contratos, entre otras novedades.

Dentro de las modificaciones que se incluyen en la reforma laboral figuran los cambios en la indemnización que los trabajadores percibirán al poner fin a un contrato indefinido por causas de despido improcedente. En este caso, el empleado pasará a recibir 33 días laborales por año trabajado con un máximo de 24 meses de salario a diferencia de los 45 días laborales por año que estaban establecidos con anterioridad. No obstante, si el contrato indefinido se ha celebrado antes de la entrada de la reforma laboral, se mantienen los 45 días por año trabajado.

Otra de las medias que introduce la reforma laboral afecta al contrato temporal, sobre todo, en su duración, dado que no podrá superar los 24 meses a partir del día 1 de enero de 2013. En el contrato de empleo y aprendizaje también ha habido cambios. En concreto, en su ampliación, ya que ahora se puede realizar también a los menores de 30 años. Además, hasta que la tasa de paro baje a menos del 15%, el joven tiene derecho a recibir formación pagada por la empresa de 20 horas anuales.

Para fomentar el empleo, la reforma laboral recoge una serie de incentivos. Por ejemplo, las empresas tendrán una deducción fiscal de 3.000 euros por cada contratación de un trabajador que tenga menos de 30 años de edad. En este supuesto, se establecen también bonificaciones a las cuotas a la Seguridad Social que abonen por los trabajadores jóvenes, de manera que serán 1.000 euros el primer año de contrato, 1.100 euros en el segundo y 1.200 euros en el tercer año de contrato.

Además, las empresas que contraten a personas en situación de desempleo de larga duración con más de 45 años tendrán igualmente bonificaciones en las cuotas que se abonan a la Seguridad Social. En este caso, será de 1.300 euros al año los tres primeros años de su contratación.

Las empresas pueden optar a más incentivos como bonificaciones si contratan mujeres en sectores que son tradicionalmente masculinos. En este supuesto, si son menores de 30 años, a las reducciones en el pago de la Seguridad Social se suman 100 euros más, mientras que para las mujeres de más de 45 años y en situación de paro de larga duración la bonificación adicional es de 200 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *