Cómo aprovechar al máximo los viajes de negocios


Cada vez más comerciales y ejecutivos realizan viajes de negocios para establecer alianzas o acuerdos y obtener resultados profesionales, es algo habitual a pesar de los gastos que representan. De modo que es importante valorar si la tecnología puede facilitarnos estas relaciones a distancia sin tenernos que mover de la oficina.

¿Por qué gastar dinero y tiempo en un viaje pudiendo celebrar la misma reunión mediante videoconferencia? Esa es la pregunta que muchas empresas comienzan a hacerse. Las dietas, los billetes y las estancias en hoteles son gastos cada vez más costosos en los desplazamientos, todavía lo son más cuando se desplaza un equipo entero de personas. Ahora las compañías buscan el máximo ahorro. Comenzado por evitar los costosos vuelos y optando por el tren, un medio muy recomendable en nuestro país gracias a las importantes conexiones de la alta velocidad.

Las nuevas tecnologías nos pueden proporcionar ciertas ventajas que podrían llegar a ser competitivas si nuestra competencia aún no les saca partido. Internet es un medio que ha revolucionado el mundo y la forma de comunicarse, permite acortar distancias. Además, en las videoconferencias, todos los participantes se conectan al mismo tiempo para discurrir sobre un tema previamente planteado. Viene a ser lo mismo que una reunión presencial pero delante de un dispositivo digital. El fin de la cuestión es el mismo, lo único que cambia es el medio y todos debemos adaptarnos a estas nuevas formas de trabajo.

Sin embargo, en el caso de desplazarnos físicamente uno de los aspectos que más se puede aprovechar durante un viaje corporativo es el networking. La comunicación cara a cara tiene sin dudas más ventajas. En las reuniones presenciales tenemos más tiempo para fomentar un clima de confianza y tomar conciencia del resto de miembros de la reunión, algo que durante una videoconferencia es prácticamente imposible.

En este sentido, Madrid se postula como la ciudad menos productiva de España en cuanto a oportunidades de negocio, puesto que únicamente se pueden realizar cuatro o cinco visitas comerciales al día por la capital. En cambio, Barcelona esa la más productiva del país. La diferencia estriba en el tamaño de las ciudades y las distancias entre empresas de un mismo cluster.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *