Cómo defender tu currículum en la primera entrevista de trabajo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Tú te conoces mejor que nadie a ti mismo, eres consciente de tus puntos fuertes y de tus debilidades, por tanto, aprovecha este conocimiento para ganar seguridad en ti mismo, tranquilidad y confianza para hacer una entrevista de trabajo, dejando de lado esos miedos irracionales que surgen, a hacer el ridículo, a no saber responder a ciertas preguntas o los silencios incómodos. Nadie te conoce mejor que tú, por ello, no habrá nadie que pueda defender tu currículum con la misma energía y convicción frente al seleccionador de recursos humanos que tú mismo.

Relájate y ten confianza

Para defender tu currículum en una entrevista de trabajo es fundamental que sepas diferenciar lo importante de aquello que no lo es. No todos los cursos que has hecho son relevantes para optar a ese puesto de empleo, por tanto, céntrate únicamente en describir algunas de esas experiencias que has tenido y anímate a ir más allá, para decir por qué han sido importantes para ti.

Intenta conectar en tus argumentos con tu vocación, para mostrar que haces ese trabajo porque de verdad es algo que te encanta. Dedica los días previos a una entrevista de trabajo a ocuparte de la misma en vez de preocuparte. Es decir, céntrate en preparar la entrevista en vez de pensar en todo aquello que puede pasar. Si te preparas, todo saldrá bien. Si dejas la entrevista abierta a la improvisación, entonces, pueden existir posibles riesgos.

Busca información de la empresa

Infórmate a través de la página web sobre la empresa. Mostrar indiferencia respecto de esta cuestión no es una buena señal. Prepara también la ropa que quieres llevar a tu entrevista para tener todo perfecto para cuando llegue el momento. Ten cuidado porque no siempre llevar traje a una entrevista de trabajo es una buena idea, por ejemplo, las personas que son muy jóvenes, que acaban de salir de la universidad, pueden prescindir de esta prenda porque se puede ir muy bien vestido sin tener que optar por un look tan formal. En ocasiones, en caso de caer en los excesos en el estilismo se corre el riesgo, incluso, de ir mucho más elegante vestido que el propio seleccionador de recursos humanos.

2 comentarios

  1. Realmente son buenos consejos porque, lamentablemente, muchas veces en la entrevista se olvidan estos pasos tan básicos que además son los más relevantes para superar con éxito el proceso y se tiende a disperar los conocimientos o la trayectoria profesional, lo que no ayuda en absoluto en un proceso de selección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *