Consejos para afrontar la tensión en la empresa


¿Cómo afrontar la tensión en la empresa? La tensión laboral resulta preocupante. En este sentido, la tensión no sólo afecta a los emprendedores sino también, a los trabajadores de una empresa. ¿Cómo lograr hacerle frente de una forma constructiva? En primer lugar, no tires la toalla. Es decir, no te des por vencido ante el primer obstáculo y ponle cara a los conflictos.

En vez de guardarte las cosas para ti mismo, anímate a compartir tus sentimientos y tu malestar. En la mayoría de las ocasiones, el estrés y la tensión se producen por ir acumulando sobre la espalda experiencias negativas que sólo puedes liberar a través de la palabra. Algunas personas también se dejan llevar por el dramatismo continuo en el trabajo. No dicen lo que piensan por miedo a ser despedidas. En realidad, el trabajo no es la guerra (aunque a veces, lo parezca). Existen jefes muy humanos que saben comprender las necesidades emocionales de los trabajadores.

No quieras solucionar los problemas de todo el mundo, ni ser el salvador de nadie. Tarde o temprano, aquellos que asumen este rol se desgastan. Pero además, el rol de salvador se alimenta del rol de víctima. En un momento de estricta tensión laboral, tómate cinco minutos de descanso sólo para ti. Es decir, puedes aprovechar para respirar, tomar aire y empezar de nuevo. Escucha tus emociones y no acumules más estrés. Visualiza en tu mente una escena de tu vida que de verdad te haga sentir bien y te permita vivir en plenitud. Aprende a pedir ayuda. Por ejemplo, hoy día, los coach trabajan en el ámbito de la empresa para construir un entorno más humano. La tensión en la empresa también se libera a través de la actitud: deja de ser tan exigente contigo mismo y no tengas miedo de equivocarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *