¿Cómo sería la empresa ideal?


Que las cosas sean de un modo no significa que así deban ser siempre, es decir, que se puede cambiar y mejorar una situación social. Pues bien, en el entorno empresarial, muchas personas arrastran un gran sufrimiento por problemas de estrés, mal ambiente en la oficina, soledad, tristeza, falta de comunicación con el jefe o los compañeros de trabajo, problemas de autoestima…

En este sentido, la obsesión por el rendimiento y la productividad puede llevar a la deshumanización de las personas. Es decir, muchos trabajadores se sienten un miembro más dentro de la cadena de trabajo. Sin embargo, ningún trabajador debería sentirse así, esta es una de las razones por las que un jefe debe de tomarse la molestia de conocer a las personas que trabajan en su empresa.
SEGUIR LEYENDO “¿Cómo sería la empresa ideal?”

Crear un buen clima de trabajo


Trabajar en un buen ambiente laboral se valora mucho más por parte de algunos empleados que el hecho de ganar un gran sueldo. A lo largo de la semana, en medio de la agenda laboral, tienes menos tiempo de quedar con tus amigos o de disfrutar de un plan largo con tu familia. Esta es una de las razones por las que el trabajo se convierte en el contexto adecuado de lunes a viernes para dar y recibir cariño, amabilidad, generosidad y ayuda mutua.

Puede que estos ingredientes suenen muy utópicos en aquellos contextos en los que la rivalidad, la lucha por el poder, la soberbia y la desconfianza hacen acto de presencia en la jornada laboral. Pero lo importante es que se pueden cambiar las cosas, sencillamente, porque hay empresas en las que es una suerte poder estar gracias al trato humano que reciben los trabajadores.
SEGUIR LEYENDO “Crear un buen clima de trabajo”