Gimnasio emocional en la oficina


No sólo existen gimnasios en los que puedes entrenarte físicamente, sino que también, puedes entrenar tu mente y tus emociones en el trabajo. ¿Cómo lograr este objetivo? Convirtiendo tu despacho en tu mejor gimnasio emocional, es decir, en ese lugar en el que aprender a ser mejor trabajador, afrontar mejor los problemas, relativizar las preocupaciones, resolver conflictos… Existe un libro excelente que puede ayudarte a reflexionar sobre esta cuestión. Joan Clotet y Salvador Tudela son autores de la obra que lleva por título: ¿Quién quiere a Pepe? editado por Empresa Activa.

A través de las páginas de este libro aprenderás a poner en práctica tu mente para entrenar tus emociones en positivo. Sólo hay que tener ganas de intentarlo y de ser más feliz en el trabajo. En primer lugar, ten en cuenta que la empresa está formada por un equipo integrado por jefe, compañeros de trabajo, socios y también, clientes. Por tanto, pon en práctica tus habilidades sociales y respeta el rol de cada persona. No puedes tratar igual a un cliente que a tu jefe, por ejemplo. ¿Qué es lo que más tendrás que practicar? La empatía, ponte en el lugar del otro. La escucha activa y la asertividad forman parte de este proceso tan importante a nivel laboral y humano.

Por otra parte, también tienes que trabajar tus propias limitaciones. Es decir, conviene aprender a diferenciar cuándo el problema está en los otros o cuándo está en uno mismo. En general, los trabajadores tienen la facilidad de buscar excusas y delegar responsabilidades propias en terceras personas. Toma cada reto como un estímulo y no como un problema. De esta form, adoptas una actitud optimista. Pasas tantas horas cada día en el despacho que puedes convertirlo en tu mejor gimnasio emocional.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *