Consejos para emprender mientras se está trabajando


No sólo las personas que están en desempleo optan hoy en día por emprender, sino aquellas que ya están trabajando pero que tienen la inquietud de querer hacer realidad su idea de negocio. Una situación que no es fácil de compaginar y que tampoco es imposible si se siguen unos consejos.

Y es que hay que tener muy claro que la propia actividad que se está desarrollando puede ser de gran utilidad y totalmente compatible con la idea de emprender.

Los consejos

La clave principal es saberse organizar y hacer una buena gestión del tiempo para poder continuar con la actividad laboral que se desempeña y, a la vez, hacer todos los trámites y procesos que se necesitan para emprender.

Para ello es totalmente imprescindible, sobre todo, en la actividad emprendedora, hacer una adecuada planificación de todo el proceso, estableciendo un calendario en el que se deben tener cumplidos una serie de acciones para tener constituida la sociedad, empezar a funcionar, disponer de financiación, captar los clientes…

En materia de financiación es también imprescindible realizar una planificación para saber qué presupuesto se tiene y que fondos hay disponibles para poder contar con un cierto respaldo económico. De esta manera, se puede determinar si es preciso seguir manteniendo la actividad en la empresa y por cuánto tiempo sería hasta que el proyecto esté maduro o bien sólo cabe ya dedicarse a trabajar en la idea emprendedora.

De utilidad en el campo económico es empezar a ahorrar una vez ya se tiene claro que se quiere emprender, puesto que así se dispondrá de un colchón para emprender o bien hacer frente a imprevistos, no siendo tan necesario acudir a préstamos o créditos.

Y, por supuesto, hay que tener presente que se debe tener adquirida la formación adecuada para realizar adecuadamente la actividad en la que se va a emprender. Por ello, si hay carencias, una buena opción es aprovechar mientras se está percibiendo la nómina para formarse con el fin de destinar luego todo el tiempo al negocio y ponerlo ya en marcha con los conocimientos específicos ya adquiridos.

De utilidad también puede ser elaborar una base de contactos que se han hecho a lo largo de los años de profesión para emplearlos en la nueva aventura empresarial y abrir ya algunas puertas más fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *