Consejos para pedir un aumento de sueldo


Aunque la situación económica no es muy favorable y muchos empleados han visto cómo sus salarios se recortaban o han tenido que afrontar otra serie de ajustes en sus empleos, no es imposible conseguir un aumento de sueldo porque no todas las empresas se están viendo igualmente afectadas por la crisis. Todo depende de cuándo y cómo plantearlo. Con unos consejos, se puede conseguirse ese objetivo.

Para que el aumento de sueldo pueda producirse al ser solicitado, lo primero que hay que tener en cuenta es el ciclo económico de la empresa y su estado presupuestario, siendo contraproducente solicitarlo sino atraviesa un buen momento, además de conocer en qué fecha la empresa suele realizar las revisiones salariales, ya que es aconsejable solicitarlo antes porque si ya están presupuestados los salarios es más difícil que se puedan modificar las cuantías.

En aquellos casos en los que se ha logrado algún ascenso o bien se cambia de funciones dentro de la empresa puede ser un buen momento para plantear esa subida salarial, pero siempre que se hayan incrementado las responsabilidades, se haya tenido un éxito considerable o bien el trabajador haya realizado alguna aportación extraordinaria y que haya sido reconocida de forma objetiva.

Además de observar el contexto que puede ser más indicado es muy importante saber con qué persona se tiene que hablar exactamente este tema. Lo habitual es que se trate directamente con el jefe cara a cara y pedir una entrevista para abordar el posible aumento de salario.

Esta entrevista debe ser preparada adecuadamente para exponer argumentos que realmente justifiquen el aumento salarial. Por ejemplo, se puede resaltar la aportación que se realiza a la empresa, la estructura salarial en comparación con otros profesionales que tienen un nivel muy similar de responsabilidad, la buena marcha económica de la empresa, la integración del trabajador en la misma…

Para que no se olvide ningún argumento, una buena práctica es escribir todos los argumentos previamente en una hoja para sopesar bien las razones que se van a alegar para pedir la subida salarial y que no se olvide ninguno.

Unos argumentos que, además, deben ser bien expuestos y de forma ordenada y en los que es conveniente seguir una serie de pautas como no pronunciar durante el encuentro con el jefe la palabra sueldo o salario, optando por palabras o frases como mejora de la relación laboral entre ambas partes o mejoras para el progreso del trabajo.

Dentro de estos argumentos se deben dejar fuera una serie de prácticas que no son nada favorables y que, incluso, pueden perjudicar como es el caso de presionar con otra oferta de trabajo o amenazar con abandonar la empresa si no se sube el salario en el caso de que no se consiga. Tampoco es conveniente pedir el aumento salarial sin motivos objetivos que realmente lo puedan justificar

Y, por supuesto, hay que dejar a un lado temas tabú durante el encuentro, por muy buena relación que haya con el jefe, como son los comentarios o bromas sobre su familia, y si el jefe no está de buen humor, es mejor tratar de suavizar el encuentro primero con otros temas para, posteriormente, tratar la subida salarial.

Si no se consigue, no hay que mostrarse enfadado o con actitudes desfavorables hacia la empresa o los propios compañeros de trabajo. Hay que mantener la actitud como antes se hacía para evitar perjuicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *