Tres dificultades que viven las librerías

libros-en-estanterias
El emprendimiento puede ser profundamente vocacional a través de ideas vinculadas a la cultura. El perfil del librero es un ejemplo de profesional que además de vender libros también es un gran lector. Abrir las puertas de una librería, en la actualidad, no es una tarea fácil. ¿Qué dificultades vive este sector?

Cierre constante de librerías

El paisaje de distintas ciudades muestra un cambio en la imagen de proyectos culturales, por ejemplo, el cierre de salas de cine y, también, de librerías. Una tendencia que, tristemente, es una realidad. Se producen cierres tanto de librerías emblemáticas como de proyectos recientes. Negocios que dan testimonio a través de su historia de la propia dificultad que vive el sector.

Cambio de hábitos

Las librerías también viven un presente marcado por el cambio de hábitos en el estilo de vida. La lectura está lejos de la vida de aquellas personas que afirman que leen poco o nada a lo largo del año. Otros lectores priorizan la lectura de libros en formato digital. Y también hay lectores que disfrutan de la lectura tomando en préstamo los libros disponibles en la biblioteca. Para algunas personas, la lectura de un libro contrasta con esa búsqueda de la inmediatez tan valorada en la sociedad actual.

En relación con este cambio de hábitos, muchos lectores valoran la comodidad que ofrece el hecho de poder hacer un pedido online.

chica-en-la-libreria

Diferenciación

Las librerías experimentan un escenario de cambio en el que esta renovación es importante. Sin embargo, como lector puedes observar el ejemplo de librerías que han invertido en comunicación digital, tan importante actualmente, y a pesar de ello, ha llegado el momento del adiós. Por tanto, la diferenciación es compleja en un sector en el que muchas tiendas de libros son librerías de barrio que compiten con grandes proyectos. Las dificultades que viven las librerías actualmente pueden contextualizarse en las propias dificultades que vive un sector tan importante como la cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *