Cómo presentar una idea y que sea aceptada


Las ideas brillantes son el origen de un proyecto determinado. La oportunidad a partir de la cual, crece un negocio, o por el contrario, surge una alianza profesional. Por ello, conviene tomar con calma este punto y meditar muy bien la idea antes de compartirla con otra persona. Pero siempre hay que tomar la iniciativa de presentar un proyecto, asumiendo el riesgo de que pueda ser rechazado. Si no lo intentas, entonces, nunca sabrás qué puedes ganar.

Por otra parte, conviene tener en cuenta quién es la persona ideal para recibir dicha propuesta. En algunos casos, la persona ideal puede ser el jefe, sin embargo, también puede serlo el director de la compañía o incluso, una persona de otra empresa. Pensar en el destinatario de tu idea, te hará focalizarte de una forma más personal en el receptor. Por otra parte, busca el momento oportuno para hablar. En este sentido, siempre es mejor concertar una cita que ir de improviso al despacho de esa persona. Busca todos los materiales que necesites para presentar tu idea. Por ejemplo, puede que te sea útil apoyarte en un powerpoint.

Lo habitual es que después de haber presentado tu idea, el receptor te haga preguntas importantes para resolver todas sus dudas y aclararse antes de darte una respuesta. Por tanto, también tienes que estar preparado para atender todas sus consultas. De hecho, las observaciones que pueda hacerte el destinatario también pueden ayudarte mucho a ti a la hora de perfeccionar todavía más tu propuesta.

Además, también debes cuidar tu imagen de una forma especial para la presentación del proyecto. Opta por un look que no te reste protagonismo a ti ni a tu mensaje. Por ejemplo, un traje negro puede ser una buena opción. Muestra convicción en tus palabras, porque si tú transmites dudas, es difícil que otra persona pueda apostar por tu idea.

Emprendedores,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *