Cómo promocionar una empresa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La publicidad es todo un arte condensado en unos minutos. Sólo tienes que observar la perfección de algunos anuncios de publicidad en la tele. Pues bien, el objetivo de la publicidad es dar a conocer un proyecto empresarial para poder ampliar el número de clientes. Sencillamente, porque ninguna empresa tiene éxito sin clientes y sin personas que demanden dichos servicios.

Pero además, en la publicidad se debe conseguir dar con los valores adecuados para que el receptor logre sentirse identificado con la filosofía de fondo de dicho proyecto. Algo que no siempre es fácil como bien muestran las campañas de marketing que terminaron en fracaso. Hace sólo unos días se ha conocido la noticia de que Penélope Cruz y Mónica Cruz habían fracasado como imagen de una firma de moda en Suiza sencillamente, porque las mujeres de ese país no se identificaban con el prototipo de belleza de la mujer morena.

A la hora de promocionar una empresa es esencial que en plantilla haya personas expertas en marketing. Por otra parte, también se debe valorar el presupuesto que se quiere invertir en publicidad para poner las expectativas en un plano o en otro determinado. Las formas de publicidad están cambiando de forma notable, por ello, no sólo puedes poner un anuncio en un periódico o en una revista en papel sino que las nuevas tecnologías te abren un mundo infinito de posibilidades a través de la promoción online.

Por ejemplo, puedes hacer uso de las redes sociales. Por otra parte, también es positivo que la empresa tenga una página web muy atractiva en la que detalle todos los servicios que oferta. Además, es importante ir a todos los eventos relacionados con el área profesional de la empresa ya que es allí donde se puden establecer nuevos contactos. Por supuesto, también es esencial tener una tarjeta de la empresa que puedes entregar en mano en cualquier momento.

No olvides que la mejor promoción de una empresa procede de los propios clientes, es decir, de lo que comúmente se denomina “boca a boca”. Un cliente satisfecho habla bien de la empresa, en cambio, alguien que ha quedado decepcionado no lo hará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *