Decorar la sala de espera de la consulta de psicología

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

sala-de-espera
La sala de espera es una de las primeras zonas que conoce un paciente cuando visita una consulta de psicología. Por esta razón, es muy importante utilizar recursos que potencian la experiencia agradable por parte de cada persona que visita el centro con unas expectativas de superación. Generalmente, la sala de espera es un espacio pequeño. Sin embargo, los pequeños detalles pueden ayudar a generar sensaciones de calma, paz y serenidad. Por ejemplo, conviene utilizar flores para decorar la estancia.

Consejos para crear una experiencia agradable

No de un modo recargado pero sí a modo de detalle, es conveniente colocar un jarrón con flores. Sin duda, este elemento natural eleva el nivel de relajación gracias al estímulo visual de un elemento que conecta con el paisaje natural. Puedes utilizar flores artificiales porque actalmente, existen muchos diseños de calidad en el mercado.

Además, también es recomendable colocar revistas para que los interesados puedan distraerse mientras leen. A este respecto, en una consulta de psicología no solo es posible colocar revistas de salud emocional como “Mente Sana” u “Objetivo Bienestar”. También es importante recordar que cada persona tiene sus prioridades. Por ello, es posible ofrecer revistas de moda, literatura e historia, para quienes disfruten de estos temas.

Una música ambiental agradable y suave también es un estímulo sensorial que eleva la concentración en el presente de cada paciente, durante los instantes previos al inicio de una nueva sesión. Por tanto, la experiencia en la sala de espera es, en cierto modo, una preparación.

sala-de-espera

Colorterapia en una consulta de psicología

Una sala de espera se define por la sencillez del mobiliario. Lo más importante son las sillas, por lo que hay que elegir un modelo cómodo. Y también, el color de las paredes. Los tonos claros producen amplitud visual en un espacio que, como hemos dicho, suele ser pequeño. Pero además, también producen un efecto emocional de bienestar. Puedes dar un toque de color y vitalidad a las paredes colocando cuadros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *