El teletrabajo: la humanización de la tecnología

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El teletrabajo representa en esencia, la humanización de la tecnología en tanto que la máquina se convierte en un instrumento humano que posibilita una nueva forma de trabajo, más allá de la distancia física. El teletrabajo genera cierto misterio en quienes no lo conocen, porque como todo en la vida, y todavía más en el ámbito profesional, la experiencia, es la mejor forma de conocimiento. Sin embargo, el teletrabajo muestra una forma de trabajar muy seria y donde las personas se comprometen tanto o más, como si fuesen la oficina en un horario estipulado.

En el teletrabajo, tú también eres importante

En el teletrabajo, tú también eres importante y puedes cuidarte más. Por suerte, tienes más disponibilidad de horarios, algo que aporta una gran sensación de bienestar al poder organizar tu rutina en base a tus intereses. Además, también puedes evitarte largos desplazamientos para ir a la oficina, algo que te libera de un estrés innecesario.

El teletrabajo puede valorarse más todavía dependiendo de las circunstancias personales del trabajador. Por ejemplo, en caso de que haya un enfermo en casa al que cuidar y atender, la posibilidad de poder estar cerca de él te da mucha más paz interior. En definitiva, es una forma de trabajo que favorece la conciliación laboral en cualquier ámbito.

la-relacion-laboral-a-traves-de-correo-electronico

La relación laboral a través de correo electrónico

En realidad, en la empresa, lo verdaderamente importante es que las cosas salgan bien y hacer tu labor lo mejor posible. Por tanto, los correos electrónicos se convierten en una forma de comunicación con los empleados y dicha comunicación está orientada a la eficacia, por tanto, se suele dar información sobre nuevas pautas.

El trato es formal y educado porque no hay que perder de vista que se trata de asuntos de trabajo, y por mucho que no se vea el rostro de la otra persona, hay que tener en cuenta que no se está hablando con una máquina sino con una persona que tiene nombre y apellidos. Por ello, también es importante humanizar el teletrabajo, intentando que dichos correos electrónicos, no sean puramente rutinarios y mecánicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *