Las claves del emprendedor social


Con frecuencia se habla de cómo un emprendedor debe conseguir el éxito. Sin embargo, se deja más de lado al emprendedor social, a pesar de su importancia al poner en marcha proyectos sociales que son fundamentales y decisivos para la sociedad en general y para determinadas áreas y colectivos en particular. Para ellos, también hay una serie de pautas para llevar a cabo sus iniciativas sociales con éxito.

En concreto, pueden seguirse diez claves que han sido aportadas por el Centro de Innovación Social de Nueva York ante el aumento de emprendedores sociales y la previsión de que esta figura crezca en un futuro próximo.

Las claves

Lo primero que debe hacer un emprendedor social es mirar hacia el fondo, es decir, todos aquellos desafíos sociales o medioambientales que se están tratando de resolver y que son señales de sistemas que no son saludables y que se podrían solucionar.


Es vital establecer una conexión con el entorno para contribuir con la iniciativa a que el mundo sea más sostenible y que el entorno inmediato quede conectado con el resto del mundo. Además, es preciso hacer una evaluación exhaustiva y encontrar formas adecuadas para obtener una retroalimentación del trabajo.

Positivo puede ser arriesgar para iniciar un camino de emprendimiento que otros no han comenzado, al igual que inventar algo nuevo o crear cosas nuevas que redunden en beneficio de la sociedad.

Importante es hablar con los clientes o potenciales clientes para involucrarles en el programa, producto o servicio a desarrollar y conseguir su compromiso como el propio, así como centrarse en el impacto del trabajo a realizar.

Otra de las claves es poder conectar con otras empresas complementarias según el producto o servicio y encontrar con ellas la manera idónea de conectar esfuerzos o bien establecer asociaciones o alianzas.

Pero todo esto de nada sirve si el emprendedor social no se cuida a sí mismo y vela también por su bienestar personal. Es preciso que mantenga un tiempo de descanso y que dedique tiempo al ocio porque esta labor puede suponer un importante desgaste, sobre todo, al principio por el esfuerzo de su puesta en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *