Qué es el riesgo calculado y cómo influye en el negocio

profesional-trabaja-en-despacho-decorado-con-muebles-blancos
La planificación en un proceso de emprendimiento no consigue reducir a cero el nivel de incertidumbre. Incluso cuando el emprendedor toma decisiones conscientes para afianzar las bases del proyecto, existen variables que pueden generar consecuencias indeseadas. Por ello, es importante contemplar cuáles son los factores adversos que quizá deriven en la irrupción de un escenario que se aleja de las expectativas iniciales. No es posible minimizar el riesgo hasta que sea inexistente. Pero sí puedes estudiarlo, acotarlo y calcularlo.

Qué es el riesgo calculado

En la gestión y dirección de un proyecto se plantean situaciones que presentan diferentes realidades a nivel potencial. Por una parte, existe la probabilidad de lograr un beneficio si la previsión inicial se materializa de forma positiva. Sin embargo, el logro de ese resultado valioso es inseparable de la aceptación de un nivel de riesgo asumible. Es aconsejable realizar este cálculo para mantener un buen equilibrio en la balanza de oportunidades y factores adversos.

equipo-comenta-asuntos-del-trabajo

Cómo influye el riesgo calculado en el negocio

La idea de asumir riesgos genera perspectivas distintas en función del punto de vista personal. Pero el perfil del emprendedor se caracteriza por su capacidad para afianzar su iniciativa y afrontar los obstáculos. Sin embargo, es importante que el profesional tome decisiones que se enmarcan en la realidad. Incluso cuando las circunstancias parecen favorables para salir de la zona de confort, es recomendable conocer el contexto. Y en el proceso intervienen diferentes variables, entre ellas, el riesgo calculado. Como indica el concepto, limita el impacto negativo que puede desarrollarse en un escenario menos favorable.

El emprendedor analiza una decisión desde un punto de vista holístico. Anticipa las consecuencias que pueden derivarse de esa iniciativa. Estudia tanto los efectos positivos como aquellos que son más negativos. En definitiva, acepta el riesgo, pero sin sentirse desbordado por él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.