Tips para desarrollar tu autoestima emprendedora


En más de una ocasión, dar el primer paso es el que más cuesta. Es decir, el más difícil en tanto que supone dejar atrás lo conocido y lo seguro para abrir la puerta de un terreno más incierto. Sin embargo, debes desarrollar tu autoestima emprendedora para apostar por la libertad de crear y poder aportar tu talento a la sociedad.

Cuando te animas a crear tu propio negocio estás dando un salto importante de generosidad. Una generosidad que a su vez, también te hará más feliz a ti ya que te ayuda a realizar tus sueños y a conectar con tu vocación. Por ello, cuando arriesgas como emprendedor también debes sentirte orgulloso por saber que estás arriesgando tu propia felicidad.

Pero eso sí, con el equilibrio y la sabiduría de no poner tu bienestar anímico en el resultado final. De lo contrario, una persona que tiene que cerrar su negocio por pérdidas económicas podría cometer el error de asociar este resultado con la propia valía personal. Nada más lejos de la realidad, tu valor como persona sigue siendo el mismo más allá de que tu aventura empresarial no haya sido todo lo fructífera que hubieras querido.

En ese caso, analiza los posibles fallos para extraer una lección positiva para el futuro. Todo emprendedor aprende a través de la experiencia. Además, también debes vivir conectado al pensamiento positivo. Ese que te da energía, que te hace trabajar mejor contigo mismo y te ayuda a crear un espíritu de equipo en la oficina. La formación también puede darte más seguridad emocional ya que en la medida en que cubres tus carencias a través de nuevas competencias, te sientes más fuerte. Y dicha sensación de capacidad también alimenta tu autoestima al máximo. Eres más consciente de tu valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *