Tres razones para no emprender en un mercado saturado

supermercado
Al elegir una idea para montar un negocio, es importante seleccionar un nicho de mercado que ofrece oportunidades de crecimiento. Mientras que existen sectores que ofrecen un mayor margen de creatividad y posicionamiento, la competencia extrema de otros ámbitos añade un extra de complejidad a la innovación. ¿Cuáles son las razones para no emprender en un mercado saturado?

Otros sectores por descubrir

Siempre que tomas una decisión, cierras una puerta pero abres otras diferentes. Cuando dejas de enfocarte en un mercado saturado como opción principal, abres tu mente ante la creatividad de otras alternativas posibles. Por ejemplo, nuevos sectores en crecimiento que dejan un mayor margen de flexibilidad para la creatividad.

Competencia extrema

Un mercado no solo se define por la idea de negocio, sino también por las circunstancias que acompañan a esa propuesta. Como emprendedor, es positivo que observes el trabajo de la competencia. El riesgo de un mercado saturado es que la diferenciación de una idea es difícil ante un escenario marcado por un catálogo casi infinito de proyectos que giran en torno al mismo producto o servicio.

Que muchos negocios hayan triunfado en ese mercado saturado no es razón para establecer una conclusión universal que se deduzca de este hecho. Cada nuevo negocio corre su propia suerte. La observación de tantos locales comerciales que cierran sus puertas poco después de abrirse puede llevarte a la reflexión sobre este asunto.

chica-trabajando

Búsqueda de la vocación emprendedora

A veces, los sectores saturados se convierten en la primera elección de los nuevos emprendedores porque observan en la omnipresencia de ideas similares en un mercado, una opción viable. Sin embargo, el proyecto emprendedor no solo responde a variables externas, sino también internas.

Como ocurre con la elección de los estudios universitarios, la saturación de una rama determinada no depende tanto de la vocación como de la asociación de ideas entre una opción y la empleabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *