Consejos para posicionar una escuela de coaching

Share on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


El coaching es una de las disciplinas en auge en la sociedad actual. Muchos coaches profesionales han creado una escuela de coaching con el objetivo de impartir formación y ofrecer servicios profesionales. En medio de una competencia tan notable, especialmente, en grandes ciudades, es importante buscar el modo de posicionar con éxito un negocio de coaching: ¿Cómo lograr este objetivo? El concepto coaching es muy amplio y genérico, por esta razón, una de las claves del éxito reside en que el profesional se especialice en un ámbito concreto y específico. Por ejemplo, en la gestión del tiempo. Algunos profesionales temen ser tan concretos en su carta de presentación porque piensan que al hacerlo, están dejado de lado potenciales oportunidades de trabajo.

Sin embargo, ocurre todo lo contrario: cuanto más te centras en un punto en concreto, mayor es también tu valor como especialista.

Potenciar la colaboración con otros profesionales

Otro de los valores añadidos para posicionar una escuela de coaching es transformar el concepto de competencia por el de colaboración. Es decir, es un punto importante contratar los servicios de otros compañeros de profesión para impartir cursos específicos. De este modo, la calidad de la oferta formativa en la escuela de coaching también mejora.

Contratar un redactor freelance

Invertir tiempo en la publicación de contenidos de calidad en un blog de empresa asociado a la página web de la escuela de coaching es un factor esencial para mostrar la filosofía de trabajo y ganar una mayor proyección. Analiza tus palabras clave para reforzar a través de las publicaciones: “escuela de coaching” puede ser una palabra clave a tener en cuenta.

Es aconsejable contratar a un redactor freelance especializado en coaching puesto que existe una gran diferencia entre un texto redactado por un profesional que tiene habilidades y experiencia en este ámbito y un coach que no domina las metáforas y los giros del lenguaje como motor de motivación para el lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *