Cuatro tipos de franquicia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La franquicia se ha convertido en un modelo de negocio en expansión que goza de un éxito notable en el presente. A través de una franquicia se establece una relación contractual que tiene especificaciones distintas en función del tipo. Existen cuatro tipos de franquicias que analizamos en este artículo.

La franquicia de distribución

En este tipo de franquicia, el franquiciado ejerce el rol de mediar en las compras y en la selección de los productos elaborados por otras empresas. Productos que vende a través de sus tiendas mediante las mejores condiciones.

La franquicia de producción

En este tipo de franquicia, la empresa franquiciadora tiene un doble papel en la relación comercial: por una parte, como titular de la marca. Además, también comercializa sus propios productos.

Las franquicias de servicio

La empresa franquiciadora tiene la fórmula de negocio que posteriormente transmite a los franquiciados para que puedan continuar con la marca de empresa aplicando el saber-hacer. En este caso, existe una colaboración constante. Se trata de un modelo de negocio a través del que se ofrece un servicio específico a los clientes. Existen ejemplos de este modelo de negocio, por ejemplo, una escuela de idiomas.

La franquicia industrial

La franquicia industrial es aquella en la que es importante realizar una inversión económica elevada, esta es una de las razones por las que se trata de un modelo de negocio menos habitual. Existen franquicias industriales de éxito en el sector textil.

Conocer los distintos tipos de franquicias es importante para, antes de montar un negocio, decidir qué opción de franquicia se adapta mejor a tus necesidades de acuerdo a la inversión inicial que se precisa y el sector al que te gustaría dedicarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *