Ventajas e inconvenientes del outsourcing

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cada vez son más las empresas que deciden contratar servicios externos de coaching y consultoría. En este caso, la empresa establece un vínculo de colaboración contractual con una tercera persona que se encarga de gestionar un ámbito concreto. El outsourcing tiene ventajas e inconvenientes que conviene valorar para hacer balance de los pros y los contras que puede traer esta elección.

Ventajas del outsourcing

Ofrece a la empresa la posibilidad de delegar en profesionales especializados en la materia, pudiendo realizar el proceso de selección entre un amplio número de ofertas. Por tanto, este servicio externo puede aportar un nuevo punto de vista que sea complementario y constructivo a la realidad de la propia empresa.

Esta opción también es importante para que la empresa pueda reaccionar de un modo rápido ante posibles necesidades urgentes que se presentan en el negocio. Este método de trabajo también trae consigo una reducción en los costes. Además, la empresa también puede mejorar su productividad al centrar su atención en su área específica. Esta decisión puede ayudar a reforzar la marca del negocio ante los trabajadores.

Desventajas del outsourcing

Una de las desventajas del outsourcing es la posibilidad de contratar a un profesional cuya filosofía de trabajo no encaja con la filosofía de la propia empresa. Y esta dicotomía puede resultar perjudicial para el negocio. También es posible desarrollar un vínculo de dependencia con el profesional contratado. También es muy importante especificar que los riesgos de externalizar ciertas áreas puede ser mayor. Por ejemplo, al externalizar las cuentas de la empresa conviene tener en cuenta la importancia de contratar un servicio profesional para asegurar la confidencialidad de los datos.

Otro aspecto negativo es que puede suceder que los trabajadores tengan un bajo nivel de implicación emocional con una empresa externa. Sin embargo, también puede ocurrir lo contrario si los trabajadores no observan con prejuicios negativos los servicios contratados. Si la empresa de outsourcing sufre una situación negativa y cierra, de un forma indirecta, este cierre también obliga a la propia empresa a tomar decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *