Beneficios del coaching ejecutivo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Con la proximidad de las vacaciones de verano es un buen momento para hacer una pausa profesional, hacer balance de los objetivos profesionales alcanzados a lo largo del año, establecer cambios positivos en la agenda y luchar por nuevas metas. El coaching ejecutivo es una herramienta muy valiosa. El coach actúa como un facilitador en el cumplimiento de objetivos concretos aunque el éxito del proceso depende del cliente.

Motivos para hacer un proceso de coaching ejecutivo

Existen muchas causas que pueden motivar a un profesional a realizar un proceso de coaching ejecutivo: elaborar un plan de acción por un sueño que se pospone continuamente, corregir las carencias en la comunicación, estar estancado a nivel profesional, mejorar la organización del tiempo, aumenta el nivel de ingresos… El coaching es una herramienta valiosa porque impulsa a la acción, es decir, mueve a la persona hacia la consecución de unos objetivos concretos a través de los pasos adecuados.


Es importante que para realizar un proceso de coaching ejecutivo el cliente esté en un momento personal en el que se muestra receptivo hacia el cambio en su vida y esté dispuesto a comprometerse al cien por cien con las exigencias del proceso ya que los resultados dependen principalmente de sí mismo.

Ventajas del coaching ejecutivo

Entre los beneficios del coaching ejecutivo destaca la consecución de una mejor calidad de vida profesional puesto que aumenta el nivel de satisfacción personal. Encontrar un contexto adecuado para la reflexión sobre temas profesionales puesto que este contexto refuerza la atención y la concentración en uno mismo. Una de las causas frecuentes por la que muchos clientes inician un proceso de coaching ejecutivo es porque existe alguna razón que les impide disfrutar de su trabajo.

El coaching ejecutivo nutre la autoestima de quien se da cuenta que los cambios deseados en la mayoría de los casos no surgen a partir del azar sino que uno mismo tiene que crear las circunstancias adecuadas para que se produzcan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *