Cómo aprovechar al máximo las prácticas profesionales


Hoy en día una de las mejores armas para poder acceder al mercado de trabajo es realizar prácticas profesionales. Pero en este período, no todo vale, hay que ser conscientes de que hay que sacarles el máximo partido posible. No en vano, muchas veces tras su realización las personas consiguen quedarse en esa empresa o bien tienen más posibilidades de entrar en otra.

Y, para conseguir ese objetivo, es totalmente necesario seguir una serie de consejos para que estas prácticas profesionales sean realmente una buena oportunidad y no un mero trámite que hay que pasar en la vida laboral.

Pautas

Al comenzar las prácticas profesionales, lo primero que hay que tener es motivación y disposición y ver esta oportunidad como una gran ocasión para tomar ese primer contacto con el mundo laboral y aprender de la experiencia.

En este sentido, es fundamental observar todo lo que sucede alrededor de esas prácticas y en la empresa para que la experiencia sea más enriquecedora. Hay que estar muy atento para aprender todo lo relacionado con el trabajo que se va a realizar. No se debe olvidar que la experiencia siempre es un buen aliado en el terreno profesional y que no hay que menospreciar ninguna oportunidad o conocimiento mientras se están haciendo las prácticas profesionales porque todo puede ser de utilidad en el futuro, aunque en el presente no se le vea aplicación.


Para sacar el máximo partido a estas prácticas profesionales, también es muy importante ir preparado a la empresa. De esta manera, si se sabe de antemano que se va a realizar una determinada función, es preciso repasar los conocimientos que se tengan sobre ella para tenerlos más presentes, ya que será más fácil seguir aprendiendo. Y, al no tener que volver atrás una vez se está en la empresa, habrá más tiempo para adquirir nuevos conocimientos y experiencia.

Y también es vital adoptar una actitud correcta. Además de estar motivado y dispuesto a aprender, es importante mostrarse también con cierta profesionalidad y tomarse las prácticas en serio. Hay que pensar que se es como un trabajador más en la empresa por lo que hay que comportarse como ellos y seguir los horarios marcados, descansos, pautas de vestir si las hay… Y, sobre todo, es importante ser discreto. No conviene en ningún caso empezar a chismorrear o cotillear ni lanzar rumores sobre la empresa o sobre otros compañeros.

Finalmente, aunque no por ello menos relevante, es útil establecer una comunicación directa y fluida con el tutor o responsable de esas prácticas para poder resolver dudas, tener claros los objetivos y funciones a realizar… Hay que hacerle saber el interés que se tiene por la actividad que se desarrolla y por la empresa porque esto puede ser un punto a favor para continuar una vez se hayan finalizado las prácticas.

Trabajo,
>

También te puede interesar...

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *