Cómo pedir un aumento de sueldo


Si crees que mereces cobrar más, no dudes en pedir un aumento de sueldo. Lo fundamental es analizar todos tus logros en la compañía con grandes dosis de honestidad, entra en el despacho de tu jefe y dile simplemente que este año sí que merece una subida. Parece sencillo y en realidad lo es. Casi el 90% de los empleados que piden un ascenso salarial y lo justifican debidamente consiguen su objetivo.

Si te has animado a cruzar la puerta para hablar con tu superior de un aumento, estos consejos pueden ayudarle a preparar el camino para que el próximo año tengas cada mes una nómina más jugosa.

1. Consulta los informes retributivos actuales en el mercado y comprueba si tu sueldo se sitúa en la horquilla media por sector. También es muy importante comparar con empresas del mismo tamaño. Esto te dará una pista sobre si puedes negociar al alza o mejor no decir nada.

2. Estudia la política retributiva de la compañía y sus posibilidades para gestionar el talento. ¿Realmente eres imprescindible?

3. Una buena forma de ganar más dinero es proponer un aumento de la parte variable. De modo que si logras los objetivos establecidos por la organización te llevas más comisiones. Sin embargo, también tienes que tener muy presentes otros conceptos que forman parte de lo denominado salario emocional: flexibilidad laboral, desarrollo profesional, medidas de conciliación, teletrabajo, etc.

4. Valora tus capacidades. Realmente debes saber venderte, pero no caer en el exceso, ya que si luego no eres capaz de desarrollar todas las habilidades y capacidades de las que has presumido puedes acabar despedido.

5. Haz una lista de tus aportaciones más importantes en los diferentes proyectos que has participado.

6. Si tienes personal a cargo menciona en todo momento su gran labor, eso reforzará tu posición de líder y también potencia uno de los pilares de toda estrategia corporativa.

7. Evita las comparaciones con otros empleados, de su mismo rango, inferior o superior. No importa, cada uno es diferente.

8. No justifiques un aumento haciendo mención a negociaciones salariales anteriores, eso ya es cosa del pasado. Seguramente la empresa haya evolucionado y la coyuntura económica sea completamente diferente.

9. No olvides mencionar todos tus logros con clientes, trabajo en el extranjero y reuniones en las que hayas logrado mostrar a la empresa más competitiva.

10. Necesitas mucha mano izquierda. Es clave elegir el día más adecuado, nunca el día de la evaluación anual. Primero escucha a tu jefe, mírale al frente, nunca digas que puedes irte si no te suben el sueldo. Luego ya te lo pensarás mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *