Consejos para evitar la ansiedad durante el desempleo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La ansiedad no es exclusiva de las personas empleadas ante el estrés o nervios derivados de su actividad profesional. También los desempleados pueden presentar un cuadro de ansiedad o de angustia. Una situación que puede abordarse siguiendo una serie de consejos.

Y es que la disposición de mayor tiempo libre no debe verse como un lastre, sino como una oportunidad que hay que saber aprovechar también para marcarse nuevos objetivos y fines profesionales.

Formación

Las situaciones de ansiedad y angustia pueden ser evitadas por los desempleados realizando actividades de formación con las que pueden actualizar sus conocimientos profesionales. Algunas opciones son aprender o mejorar idiomas, realizar cursos de especialización e, incluso, doctorados. De esta manera, se ocupa el tiempo y se pueden abrir nuevas perspectivas laborales.

Otras opciones son, por ejemplo, asistir a cursos o visitas con orientadores profesionales para que puedan ayudar a buscar otros horizontes profesionales y abrir la mente a otros puestos de trabajo.

Y otras alternativas son ayudar a personas que estén en una situación peor o hacer voluntariado para mantener un mínimo de horas desempeñando actividades durante el día, lo que permite tener la mente ocupada en otros temas.

Planificación

Pero, sin duda alguna, uno de los aspectos más importantes para evitar la angustia o la ansiedad es saber planificar y organizar el tiempo de la nueva situación que se atraviesa. En este sentido, es fundamental establecer también una serie de rutinas y de horarios para realizar actividades o salir tal y como si se estuviera trabajando, pero adaptando los horarios a la nueva situación. Por ejemplo, consultar ofertas de empleo unas horas determinadas todos los días.

Ayuda

En algunos casos es preciso recibir ayuda. Un paso que no debe preocupar ni hacer sentir peor a las personas. Por ejemplo, se puede buscar apoyo en profesionales y también en grupos de encuentro de personas que están atravesando la misma situación. Y es que las experiencias vividas por las personas que integran estos grupos pueden ser de gran ayuda y para conocer diferentes casos, incluso, de éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *