Cuatro características de los emprendedores del siglo XXI

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter5Share on Google+0

emprendedor
El emprendedor es el alma del proyecto puesto que es la fuerza motriz de esa idea que adquiere forma a través de un plan de acción. Muchos emprendedores dedican mucho tiempo a analizar su idea de negocio para comprobar si supera el examen de la viabilidad, sin embargo, también es importante que cada profesional se examine a sí mismo para comprobar su potencial. ¿Cuáles son las características de los emprendedores del siglo XXI?

Máxima especialización

Esta es la nota característica de los emprendedores más exitosos, son profesionales expertos en un campo en concreto. Por tanto, su formación y experiencia laboral ha estado orientada a sumar competencias en esta dirección. La especialización es clave para alcanzar la categoría de experto y para poner en valor el proyecto.

Formación continua

Es habitual que los emprendedores también completen sus competencias con una actitud de formación continua. Por tanto, son profesionales que combinan la exigencia del trabajo con la formación habitual por medio de la realización de cursos, un posgrado, aprendizaje de idiomas, formación digital… En un entorno cambiante como el presente, la formación se convierte en el mejor recurso para hacer frente de forma proactiva a esos cambios.

Habilidades sociales digitales

Muchos emprendedores se sienten cómodos en el contexto digital, medio en el que establecen vínculos a través de redes sociales, blogs o foros especializados. Por tanto, los emprendedores de éxito del siglo XXI son embajadores de sí mismos como marca personal por medio de la proyección del talento propio.

estimulo-ante-el-cambio

Estímulo ante el cambio

Los emprendedores del siglo XXI son personas que observan su futuro de forma creativa, es decir, sienten motivación ante el cambio. De hecho, los emprendedores se posicionan como generadores de cambio a través de iniciativas con las que influyen en la sociedad potenciando el progreso y el desarrollo continuo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *