Tres tipos de objetivos en la empresa


Los objetivos forman parte de un modo habitual de la aventura emprendedora, sin embargo, es muy importante saber que la naturaleza de todas las metas no es la misma y que existen tres tipos de propósitos distintos que a pesar de estar interconectados entre sí, son también independientes. ¿Cuáles son los tres tipos de metas a alcanzar? Los objetivos a largo plazo marcan la dirección. Esta es precisamente su función principal, te indican en tu presente qué pasos debes dar en la dirección que te has marcado. Este tipo de objetivos muestran una realidad lejana que en un marco temporal puede oscilar entre dos y cinco años.
SEGUIR LEYENDO “Tres tipos de objetivos en la empresa”

Coaching: cómo lograr tus objetivos


Un objetivo es un punto de llegada, una meta hacia la que te diriges porque dentro de ti sientes que es una necesidad vital de realización personal. Pero a veces, algunas personas se sienten desorientadas, precisamente, porque no tienen un punto claro en su mente ni unos objetivos. Para ello, es esencial realizar un proceso de reflexión para poder acotar unos objetivos que cumplir en un plazo de tiempo en concreto.

Es mejor que no sean más de tres, ya que de hacer muchos propósitos se corre el peligro de caer en el caos, de no saber por donde empezar y ser víctima de la falta de motivación. El coaching es la disciplina que mejor puede ayudarte a conseguir tus retos, o al menos, a apostar por ellos. A diferencia de otras escuelas de psicología, el coaching pone toda la responsabilidad en el coachee. De este modo, no puedes delegar ni buscar excusas a la hora de lograr tus sueños.
SEGUIR LEYENDO “Coaching: cómo lograr tus objetivos”

Concretar los objetivos de la empresa


Crear una empresa implica mucho esfuerzo, constancia, paciencia y tesón. Pues bien, a la hora de crear un proyecto empresarial es esencial pensar no sólo a corto plazo sino también, a largo plazo. De este modo, existen metas más inmediatas y otras que se programan para dentro de unos meses. Los objetivos son aquellas metas o fines hacia los que se dirige el esfuerzo de un equipo.

Pero en más de una ocasión, el problema de una empresa surge cuando no tiene los objetivos bien definidos y concretados. ¿Cómo deben ser para poder tener validez? En primer lugar, deben ser concretos, es decir, deben quedar claramente espeficificados. Por otro lado, también tienen que ser medibles, es decir, poder cuantificarse. De este modo, es más fácil tener un marco claro de referencias. Por ejemplo, si el objetivo principal es el de aumentar las ventas, este ideal dicho así, es imposible de alcanzar. Para poder trazar un plan de acción debe de concretarse en un tanto por ciento, cuánto se pretende incrementar dicho índice de ventas.
SEGUIR LEYENDO “Concretar los objetivos de la empresa”