La relación entre autoestima y éxito


Para alcanzar el éxito en el mercado laboral, en primer lugar, conviene empezar a trabajar algo fundamental en el bienestar emocional: la autoestima. Un buen grado de autoestima te permite no culparte por un despido laboral, no sentirte menos por no haber superado una entrevista de trabajo, y también, te permite darte mensajes efectivos a ti mismo desde el punto de vista del rendimiento y de la eficacia.

Una buena autoestima forma parte del éxito de cualquier persona que ha sabido triunfar. Y todavía más importante, de aquellos trabajadores que son capaces de asumir la derrota con elegancia. Es decir, es fácil estar contento cuando las cosas van bien pero no lo es cuando el sol deja de brillar. Muchas personas que han estado en lo más alto explican con dolor que al perder su posición social, también han perdido popularidad, amigos y relaciones sociales.

También es verdad que a veces, el camino laboral trazado es el que te permite poco a poco ir sintiéndote una persona valiosa. Es decir, un licenciado que abandona la universidad suele tener miedos de no encontrar empleo (al menos así sucede en plena crisis económica). Por ello, cuando se van presentado oportunidades interesantes, se progresa y se consigue poner en práctica lo aprendido en la carrera, entonces, la persona se siente valiosa. De este modo, su nivel de autoestima también aumenta.

Por ello, lo mejor para una autoestima saludable es tener una carrera progresiva que empieza desde abajo. Sin duda, es muy duro desde un punto de vista emocional descubrir el éxito rápido y luego caer en el olvido en cuestión de unos años. Tener un suelo emocional firme es el que te permite vivir en equilibrio interior todas las etapas de la vida, incluso, las más inciertas e inseguras. Eso es sabiduría vital.

4 comentarios

  1. cuánta sabiduria vital, como dices. la autoestima es fundamental para todo, tanto en el éxito como frente a un fracaso de cualquier tipo. y me parece fundamental considerar que todos los logros, metas alcanzadas, éxitos profesionales etc comienzan a partir de un pequeño impulso. para crecer hay que comenzar siendo niño. un abrazote Maite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *