Las empresas que concilian son más productivas


Conciliar vida laboral y familiar tiene ventajas para los trabajadores. Unos beneficios que también se notan en las empresas. Y es que aumenta la productividad. De hecho, aquellas que facilitan la conciliación laboral y familiar de los empleados incrementan su productividad en un 19% en relación a las que no favorecen la conciliación, según los datos del Barómetro de Conciliación Edenred-IESE 2012. Además, también aumenta el compromiso con la empresa.

Y es que los empleados de las empresas que facilitan la conciliación de la vida laboral y personal se sienten cuatro veces más comprometidos con la compañía y están, además, menos dispuestos a cambiarse de trabajo. De hecho, los colaboradores hasta 28 años son los únicos que prefieren conservar el puesto de trabajo en entornos en los que la conciliación no se favorece.

No obstante, cabe destacar que el 40% de los trabajadores en el mundo no están comprometidos con la empresa, si bien el 95% de los que trabajan en una compañía en la que se facilita la conciliación sí tienen compromiso, cifra que contrasta con el 60% de los que están empleados en empresas que no la favorecen.

La insatisfacción de los trabajadores en una empresa que no facilita la conciliación también es mayor: los empleados se sienten hasta siete veces más insatisfechos que en los entornos en los que sí se favorece.

Y un dato a tener en cuenta es que los empleados con hijos tienen un compromiso del 100% con la empresa que concilia, porcentaje que es ligeramente inferior al de los trabajadores sin hijos y que se sitúa en el 84%. En los casos en los que la empresa no facilita la conciliación, estos porcentajes caen hasta el 23% y el 22% respectivamente.

Por sexos, se aprecian algunas diferencias. Las mujeres suelen mantener un grado de compromiso más alto que el de los hombres. Y diferencias también se constatan en el compromiso en función de si el jefe es hombre o mujer. En este caso, el 80% de las mujeres se comprometen más si el jefe es mujer y un 57% si es hombre. Si se tienen hijos, estos porcentajes se elevan al 84% y 66%, respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *