Rasgos de un buen líder

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Dentro del ámbito empresarial, el liderazgo es una de las cualidades más valoradas especialmente, cuando se debe trabajar dirigiendo a un equipo o cuando eres el jefe. El líder tiene la capacidad de motivar a los empleados de una forma positiva a través del logro de metas. Pero también, tiene el carisma necesario como para transmitir un mensaje con su sola presencia. El carisma no es innato, es decir, puede perfeccionarse a lo largo de los años mejorando la comunicación no sólo corporal, sino también, verbal.

Sin embargo, también es verdad que el carisma de una persona crece a través del conocimiento de esa persona. Es decir, cuando conoces a un jefe, le admiras y le respetas por sus valores, su ética en el trabajo y su capacidad de generar confianza, entonces, te sientes mucho más identificado con el proyecto de la empresa. Por el contrario, cuando trabajas para un jefe que no genera un buen clima laboral, entonces, te sientes poco valorado y sin ganas de esforzarte por dar lo mejor de ti mismo.

Un buen líder es aquel que sabe mediar ante un conflicto, es decir, sabe aportar soluciones ante un problema determinado. También es aquel que escucha de forma activa las quejas de los trabajadores y es cercano y amable con ellos. Por otro lado, es positivo organizar con regularidad reuniones de trabajo para hablar y discutir temas de la oficina. Por ello, también es esencial tener buenas habilidades para hablar en público. Debes hablar despacio, pronunciar bien, variar el tono en las palabras, y mirar a los ojos de aquellos que te escuchan. De vez en cuando, también es positivo sonreir.

Para mejorar la capacidad de liderazgo es importante mostrar seguridad en uno mismo y firmeza en los buenos momentos, pero especialmente, ante el fracaso. El ser humano cree que desde fuera se puede observar con facilidad su estado emocional. Pero la realidad es que no es así, es decir, si estás nervioso no lo digas porque el otro probablemente ni siquiera se haya dado cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *