Reuniones de trabajo de 45 minutos


El tiempo es oro, y mientras que muchas veces, en el mundo de la empresa se establece una gran presión en base a la competitividad y el rendimiento, también existen otras situaciones en las que se pierden minutos hasta el aburrimiento. Así sucede cuando los encuentros de empresa se prolongan para terminar repitiendo lo mismo. Por ello, los estudios de empresa reflejan que las reuniones ideales son aquellas que duran 45 minutos. Es tiempo suficiente para poder hacer una presentación, exponer el tema y hacer una tanda de posibles preguntas y respuestas. De esta forma, los asistentes quedan mucho más satisfechos y tienen una información mucho más clara y razonada.

Por ello, antes de convocar una reunión, es necesario valorar si de verdad es útil o no. En segundo lugar, se debe de concretar el tema de la reunión. Toda esta información puede quedar especificada en un correo electrónico para citar a todos los asistentes a una hora y un día en concreto. En segundo lugar, se debe de respetar la hora de inicio y la hora final, por ello, todos los asistentes deberían tener el criterio de la puntualidad, y en caso de tener que llegar tarde por motivo justificado, es indispensable avisar al jefe, de lo contrario, este gesto da muy mala imagen pero también, se entorpece el proceso de la reunión ya que supone una distracción para todos los asistentes. Por ello, en caso de llegar tarde, lo ideal también es buscar una silla cerca de la puerta.

Las reuniones de trabajo pueden ser mucho más amenas y divertidas si duran el tiempo justo: 45 minutos. En muchas empresas ya lo han conseguido, pero en otras, todavía queda mucho camino por recorrer en este sentido. Respecto a la hora ideal para organizar una reunión, lo positivo es a primera hora de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *